Fotos: Eduardo Ortega / Nayeli García

Nayeli García

Irapuato.- “¡Con dios y con la Trinca!”, fue la frase más sonada entre los aficionados que vivieron una eufórica victoria que colocó al Club Irapuato un paso adelante para convertirse en el campeón del torneo de la Liga Premier, al ganar en casa  con un marcador de 2 goles a 0, frente al equipo del Cruz Azul Hidalgo.

La afición fresera se hizo sentir en las gradas y más 12 mil gargantas corearon al unísono en dos ocasiones los tantos freseros, autoría de Pablo Domínguez y Marco Granados.

El partido inició con dominio del Cruz Azul Hidalgo durante los primeros 12 minutos, en donde estuvo insistiendo con llegadas constantes que la defensa y el guardameta freseros, Héctor Lomelí, contuvieron como lo han hecho en los últimos encuentros.

Tras esta docena de minutos, el cuadro fresero tuvo la primera jugada de peligro gracias Jaidiver Hurtado, quien remató de manera descompuesta al cuadro hidalguense.

Las llegadas de los locales se acumularon y a los minutos 24 y 25 estuvieron a punto de abrir el marcador, pero la suerte sonrió del lado del Cruz Azul Hidalgo que sólo vio cómo el cuadro fresero estuvo a punto de marcar el primer gol del partido.

Una de las más claras fue en la primera mitad por parte de la Trinca Fresera, cuando al minuto 42, Pablo Domínguez desbordó por la banda derecha, mandó un centro a media altura que fue desviado. Entonces, el balón le quedó a Jaidiver Hurtado, quien a pesar de tener el marco abierto no pudo conectar correctamente con la cabeza y echó el esférico por encima del marco del Cruz Azul Hidalgo. Cero a cero terminó la primera mitad.

Más peligrosos

En el segundo tiempo, Irapuato acomodó su estrategia: retuvo el esférico en la media cancha y eso permitió que tuviera llegadas por parte de Hurtado, Domínguez, Marco Granados y Armando ‘Chupi’ Alvarado, lo que hizo más peligroso al cuadro fresero.

En un tiro de esquina, luego de varios rebotes, el ‘Chupi’ González no dio por perdido un balón dividido, logró ganarlo y colocarlo para Pablo Domínguez, quien metió un zapatazo para enviar el esférico a las redes y así poner el 1 a 0 a favor de la Trinca.

A partir de ahí, el juego fue dominado por el Irapuato y estuvo a punto de marcar el segundo gol en al menos cuatro ocasiones, pero no fue sino hasta el minuto 67, cuando tras un trazo milimétrico por parte de Pablo Domínguez hacia Marco Granados, quien conectó con empeine el esférico y lo mandó al ángulo del marco hidalguense para marcar el 2 a 0.

Javier San Román, técnico fresero y quien estuvo en uno de los palcos, pues fue suspendido ocho partidos, hizo los cambios para contener algún posible embate del Cruz Azul Hidalgo y así fue: no hubo más llegadas.

Ya para finalizar el juego, el Irapuato pudo marcar el 3 a 0 que hubiera sido definitivo, en donde el Alberto García desbordó por la banda derecha, dejó a dos rivales en el camino y sirvió el balón a Gabriel Báez, quien quedó solo y de frente a la portería, pero abanicó el esférico y dejó ir esa oportunidad de marcar su gol.

Se aproxima el ascenso

El juego terminó con victoria de la Trinca que contó con el apoyo de su afición. Ahora tendrán toda una semana para preparar su estrategia con la que se enfrentarán al Cruz Azul Hidalgo en el estadio azulgrana el domingo 16 de mayo, a las 12:00 horas, en donde habrá de definirse quién será el campeón y quien ascenderá a la Liga de Expansión, pero donde el cuadro fresero tiene medio boleto y un pie en la próxima categoría profesional.

Al finalizar el partido, la afición no pudo con la emoción e invadió el terreno de juego que le podría valer una multa al deportivo, pero al sentir cada vez más cerca un equipo campeón, no pudieron contenerse.

La ‘Trinca Fresera’ campeona regresa a la afición ese valor a triunfo y la fe en un equipo que cumplió 110 años de haber nacido y por lo cual el presidente de la Liga Premier, José Vázquez Ávila, entregó un reconocimiento al Club Deportivo de Irapuato.

ndr