El alcalde de León, Héctor López Santillana, ha venido a confirmar que la mesura prevalece, al momento, en torno a la celebración de la Feria Estatal de León 2021 ante el escenario de contagios por COVID-19. Su postura secunda la cavilación del gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo de posponer, no se sabe aún cuánto tiempo, el evento, por considerarse altamente arriesgado realizara en las fechas tradicionales entre enero y febrero.

La decisión no está tomada, pero las declaraciones públicas de ambos funcionarios ofrecen visos de que los pronósticos de las autoridades de Salud precisan que lo mejor es trasladar a otra fecha la fiesta mayor de León. Esto cambia la lógica de que la Feria se realizaría, topara donde topara, al iniciar el año, lo cual debe relevarse, porque manda la señal de que por encima de todo está la salud y vida de las personas.

Gradualmente en varios municipios, sobre todo en el sur del estado de Guanajuato, habían ido anunciado sus autoridades la cancelación o posposición de ferias y otras festividades. La decisión, aunque dura por los efectos económicos, empuja a disminuir presión al sector salud, atosigado ante la elevación de atención a enfermos y la sangría social y económica que representa la muerte de coterráneos.

La decisión de León, en este contexto, resulta de suma importancia, pues es caja de resonancia estatal y muestra el compromiso de las autoridades en la lucha contra la pandemia. No sólo eso, otorga certidumbre a quienes han invertido en la fiesta y hasta mejora sus posibilidades de obtener mejores ingresos en fechas sin tantas restricciones de movilidad y asistencia.

La oportunidad para la Feria Estatal de León se abre en las semanas entre febrero y marzo, pues no se realizará el Campeonato Mundial de Rally y la agenda queda disponible para que el evento sea presentado como un atractivo para visitantes nacionales, con mayor posibilidad de éxito.

Signo de las dificultades que se están presentando para la celebración de eventos masivos, a pesar de que se impongan medidas de sana distancia, resulta el anuncio de la cancelación del Congreso de la Asociación de Empresas Proveedoras Industriales de México (APIMEX), hecho por su presidente, David Novoa Toscano.

El evento iba a celebrarse a partir del 9 de diciembre en León, de forma híbrida (presencial-virtual), pero ante el alza de contagios en la ciudad, se pospondrá hasta el próximo año, sin fecha determinada, pues no hay certeza de que haya condiciones en el primer trimestre, periodo que se piensa como primera opción. Guillermo Romero Pacheco, presidente ejecutivo del organismo, ya busca escenarios tentativos.

La cancelación alcanza relevancia porque fue una decisión analizada y consultada ampliamente por el organismo empresarial que agrupa proveedores de las industrias de cuero-calzado; maquinaria, marroquinería; textil-mueblera; automotriz; aeroespacial y química, aunque para este evento la decisión tuvo que ser compartida y tomada con otros tres entes participantes en la organización como “Aliados Estratégicos”: Gobierno del Estado de Guanajuato, Gobierno Municipal de León y la Oficina de Convenciones y Visitantes de la ciudad zapatera.

Las vacaciones de fin de año son una buena oportunidad para bajarle al ritmo y nuevamente redireccionar el tratamiento de la movilidad para contener los contagios y evitar más daños a la economía. Posponer los eventos es darse la oportunidad de ajustar para lograr mayores beneficios. 

Aviso de ocasión

Nuestros paisanos en los Estados Unidos y Canadá siguen dando la lucha por sus familias. Otra vez hacen el milagro: las remesas recibidas en el mes de octubre sumaron 3 mil 598 millones de dólares, 14.1 por ciento más que en octubre del año pasado, de acuerdo con cifras divulgadas este martes por el Banco de México (Banxico).

Los migrantes han capitalizado al país con el envío de 33 mil 564 millones de dólares en los primeros diez meses del año. Ante la pandemia, han hecho el gran esfuerzo por enviar 10.4 por ciento más dinero a sus familias que en 2019.

Esta inyección financiera a México por nuestros paisanos ha contenido, en buena medida, el malestar social en diversos sectores ante la crisis económica y sanitaria por la COVID-19. Ellos han hecho mucho más que nadie por la economía de miles de familias.