Fotos: Martín Rodríguez

Luz Zárate

Celaya.- El mercado “Cañitos” es de los más visitados por los clientes, por su antigüedad, por los bajos precios y porque se ubica en el Barrio de Tierras Negras, que es de los más populares de Celaya, sin embargo sus locatarios no se han podido recuperar de la pandemia por el coronavirus Covid-19.

En los 34 años de existencia de este mercado, nunca había pasado que hubiera comerciantes en quiebra y planchas abandonadas debido a que sus dueños no tienen el dinero para poder invertir. De las 200 planchas, sólo están trabajando 80 comerciantes.

El mercado se ve ocupado porque los que sí acuden a trabajar se han extendido, pero en realidad ni la mitad de los comerciantes se han reincorporado, platicó el presidente del Mercado Cañitos, Mario Rivera Balderas.

Los que han seguido vendiendo y sobrellevando la situación son los que se dedican a la venta de frutas, verduras, carne, pollo y otros alimentos para preparar; pero también los negocios de antojitos mexicanos, almuerzos y las tradicionales Gorditas de Tierras Negras “se han podido salvar” debido a la tradición que tienen muchos celayenses de acudir a estos sitios a desayunar.

Los comercios de ropa, zapatos y demás productos no esenciales definitivamente no se han recuperado y muchos no han abierto. Incluso varias carnicerías tampoco han abierto.

“Los martes que es cuando tenemos tianguis es cuando más gente hay, pero no se compara con los clientes que teníamos antes, ya se está medio componiendo un poco, pero todavía no podemos solventar ciertos gastos.

“Hubo días que dejaron de vender algunos compañeros porque no tenía caso que vinieran si no había ventas, más gastaban en pagar luz, sueldos, y prefirieron cerrar. Actualmente muchos están traspasando sus negocios porque quebraron y otros ya de plano no se recuperaron”, dijo el presidente del Mercado.

En meses pasados –cuando aumentaron los contagios de covid-19- las ventas cayeron hasta un 80%, actualmente están al 50 % comparándolo con las ventas que tenían hasta antes de la pandemia.

“Actualmente somos como 80 activos, o sea que somos menos de la mitad los que están trabajando. A eso se suman los ambulantes, los que vienen a ofrecer sus productos pero que no tienen un lugar específico o una plancha, o los negocios que rodean el mercado, aquí es una gran plaza a la que vienen muchas personas por los bajos costos pero ni así teníamos ventas, a partir de la pandemia las ventas están muy bajas”, contó.

Por lo que, los comerciantes del mercado solicitan al gobierno estatal y municipal que los apoyen para hacer frente a los estragos que dejó la pandemia a sus comercios y sus familias; también pidieron que les apoyen con el cambio de techumbre ya que desde hace 34 años que se instaló el mercado no se ha cambiado y urge el mantenimiento de los sanitarios que es de donde han salido los gastos de mantenimiento del lugar.