Limpian comunidades luego de las tormentas

Foto: Heréndira González

 

Lugareños entrevistados destacaron la enorme fuerza del agua que bajó del cerro, arrastrando todo a su paso

Israel Gallardo

SALAMANCA, Gto.- Tras cinco días continuos de lluvia, la del viernes con mayor intensidad, resultaron afectadas las comunidades La Ordeña, Marigómez, Ancón y Oteros, que tienen una población de poco más dos mil habitantes, luego de que el agua ingresó a por lo menos unas 30 viviendas, por lo que personal de Protección Civil, Obras Públicas e incluso el secretario del Ayuntamiento y el titular de Desarrollo Social, auxiliaron en los trabajos de limpieza.

“Yo tengo 88 años y no había visto algo así. Da miedo, a pesar de que ya estoy grande, ver algo así da miedo”

Mario Hernández

vecino de la ordeña

Los lugareños señalaron que la lluvia comenzó a caer poco después de las cinco de la tarde y duró alrededor de dos horas, inundando algunas de las casas y llevándose árboles, piedras y animales a su paso. “Cuando vimos que era con fuerza, empezamos a preocuparnos y de repente aquí en el arroyo vimos cómo empezó a llenarse de agua y subir y subir el agua hasta que vimos que se salía. Ahí ya vimos que era grave la situación”, relató María Ortega, habitante de esta zona.

Miedo y zozobra

Jesús Morales, quien vive en Ancón, dijo que el agua se introdujo a las casas y alcanzó un gran nivel. “Cuando menos nos dimos cuenta, el agua nos llegó a las rodillas. Lo que más nos preocupaba era que como el agua viene de bajada de los cerros, se trae mucha piedra. Si una nos da, pues nos lleva con todo y agua. El miedo está porque puede volver a pasar, lo malo que el agua se trae árboles, piedras y hasta postes”, indicó.

El señor Mario Hernández, quien habita una pequeña casa justo frente al arroyo Granados, en La Ordeña, dijo que la fuerza con la que el agua corría es algo que no olvidará. “Tengo 88 años y no había visto algo así. Da miedo, a pesar de que ya estoy grande, ver algo así da miedo”, dijo al respecto.

Por su parte, la señora Angélica Gómez, vecina de Oteros expresó su miedo ante el fenómeno meteorológico, y señaló, “fue impresionante. Se llevaba árboles, animales, piedras, todo a su paso. Era mucho nuestro miedo, porque podía llevarse nuestras casas”.

Recuento del daño

El sábado por la mañana, el secretario del Ayuntamiento, José Miguel Fuentes Serrato, acompañado de los directores de Protección Civil, Héctor Hernández de la Mancha, de Desarrollo Social y Humano, Herminio Torres Ajuria, y de Obras Públicas, César Raymundo Gómez García, realizaron un recorrido, en el que participó correo, para conocer las afectaciones y hablar con los lugareños.

José Miguel Fuentes señaló que este fin de semana se removerá el abundante pedrerío que quedó a un costado del arroyo y a las puertas de las viviendas. “Se trajo maquinaria pesada para quitar las piedras que la fuerza del agua arrastró a su paso. Las piedras serán llevadas al cauce, pero a su vez se reforzará para que no vuelva a ocurrir la situación del viernes”, detalló el secretario del Ayuntamiento.

El funcionario señaló que la comunidad se quedó sin energía eléctrica por la caída de tres postes, que ya fueron remplazados, y se espera que en coordinación con la Comisión Federal de Electricidad el servicio pueda quedar restablecido hoy domingo. Además, dijo que se estará pendiente no sólo de La Ordeña, sino de las comunidades vecinas, que si bien no resultaron tan afectadas, también sufrieron inundaciones.

El pasado junio, este medio dio cuenta del temor que manifestaron los habitantes del norte del municipio ante posibles inundaciones, ya que hace dos años pasaron por una situación similar y los pronósticos de fuertes precipitaciones los mantenían intranquilos.