La pandemia del coronavirus por la que actualmente atravesamos ha tenido un efecto notable en la inversión online ha crecido, y es que la tecnología y el internet han tenido un impacto muy variado en la opinión pública, por un lado, divulgando las advertencias, medidas preventivas, como incrementando el pánico en la opinión pública y fomentando el ahorro, la inversión y el teletrabajo en prácticamente todo el mundo.

Como resultado, ha habido un incremento significativo de la inversión en el mercado de valores desde dispositivos conectados a internet, principalmente móviles y plataformas como MetaTrader 4.

El incremento del ahorro y la conciencia financiera mundial

Durante el último año y con la crisis actual, se ha fomentado en muchos aspectos la cultura del ahorro, la reducción del consumo y las inversiones online, esto debido principalmente a que las administraciones de las finanzas personales se han debido adaptar a la nueva crisis: esto sumado a que muchos países redujeron las tasas de interés e incrementaron la liquidez por medio de ayudas.

Esta situación también ha despertado la necesidad de conseguir dinero extra y ocupar el tiempo libre provocado por la cuarentena, y la inversión en el mercado de valores vía iPhone, Android o Windows se convirtió en una opción cada vez más llamativa.

Principales tendencias de inversión durante la pandemia

Si algo ha caracterizado al año 2020 han sido las cuarentenas que se han establecido a lo largo y ancho del mundo y las duras restricciones al mercado que la mayoría de los países impusieron para reducir al mínimo el contacto entre personas. Esto provocó un parón económico catastrófico que, durante los primeros meses provocó el colapso total de la economía y el mercado de valores se vino abajo.

Muchos vieron en esta situación una oportunidad y empezaron a comprar acciones a largo plazo, esperando una eventual recuperación y un jugoso retorno de inversión, otros vieron en las acciones de empresas tecnológicas, biotécnicas y otras carteras de inversión una oportunidad incluso más grande, la de aprovechar los mercados emergentes, las acciones de empresas tecnológicas, de eCommerce como Amazon y otras cuyo modelo de negocios no se veía afectado por la crisis.

Las energías renovables, los autos eléctricos e híbridos, las empresas basadas en internet y las que participaban en las investigaciones contra el coronavirus se convirtieron en las favoritas y aún hoy lo siguen siendo.

La recuperación del mercado de valores

En muchos territorios, incluida Europa y Estados Unidos, rápidamente se vio una recuperación en V a medida que el mercado se estabiliza. Sin embargo, los analistas esperan que para llegar a los niveles previos a la pandemia pasen al menos unos 3 o 4 años, algunos son, inclusive, más pesimistas aún.

La recuperación del mercado de valores también llamó a nuevos traders: las empresas tradicionales han debido adaptarse a las nuevas reglas del juego, pero siguen sin estar exentas de un nuevo colapso durante la segunda y tercera ola de la pandemia, que ya está causando severos problemas en Europa.

Quienes empezaron a invertir durante 2020 probablemente lo seguirán haciendo después de que termine la crisis: si algo hemos aprendido, es que no podemos confiarnos en que las cosas siempre estarán bien y siempre se debe tener un plan B al cual recurrir cuando los vientos soplen en contra.

SZ