La inflación nos atenaza

El gran riesgo económico para los mexicanos en 2022 es la inflación. En este momento, finales de 2021, las previsiones inflacionarias ya reventaron y es probable que este año la inflación de ubique entre 6.9 y 7.2 por ciento, de acuerdo con varias proyecciones, sobre todo en el Banco de México (Banxico).

Hay muchos factores que están incidiendo en el alza de precios, de orden nacional e internacional. El balance de riesgos de inflación ha resentido las disrupciones en las cadenas de producción, así como los incrementos en materias primas y alimentos, indica Banxico. La persistencia de la pandemia de covid-19, la carencia de componentes en la industria internacional, alza en energéticos, condiciones climáticas que han impactado en la producción alimenticia, son elementos que no podrán eliminarse en el corto plazo.

La inflación interanual de México se aceleró en la primera quincena de noviembre a su mayor nivel en más de dos décadas, a 7.05%, lo que ha reforzado las expectativas de que Banxico suba por quinta ocasión consecutiva su tasa clave en diciembre, una medida para alentar la reducción de circulante.

La inflación también avanza en los Estados Unidos y nos advierten los análisis de Banxico que su impacto en la economía mexicana ya se resiente y, sobre todo, será duradero al menos hasta la segunda mitad del año próximo. Es decir, presionará los precios de bienes y servicios de nuestros socios comerciales.

Bajo esta modalidad, la economía de las familias deberá tender a cuidar su gasto, adquiriendo lo esencial y sobre todo calculando que sus créditos también aumentarán en cuanto al manejo de intereses. Al subir la tasa de referencia del Banco de México, necesariamente irán al alza las tasas en los bancos y los adeudos de casas comerciales. Por ende, habrá que tener cuidado en el manejo de deudas ya contraídas, compras con tarjetas y créditos diversos por adquirirse.

Este mes de diciembre estarán llegando los aguinaldos para la mayoría de los trabajadores en nuestro país, un recurso adicional para el gasto de las familias. La recomendación es que haya austeridad, apretarse el cinturón y destinar esos recursos al pago de nuestras deudas o impuestos a partir del próximo año.

En casi dos décadas no hemos tenido una inflación como la que se presenta este año. En el orden federal se está repitiendo en buena parte un comportamiento económico que pensamos desterrado desde principios de los años ochenta, básicamente fue el comportamiento de los sexenios de Luis Echeverría y José López Portillo. Tomemos las medidas, como ciudadanos, para minimizar sus efectos.

El aumento de precios lo resiente usted en alimentos, combustibles, vestimenta, equipos electrónicos y más. Los aumentos son constantes y muchos bienes están muy lejos de lo que costaban a finales del año pasado.

El paquete económico establecido por el Gobierno del Estado de Guanajuato para el año 2022, contempla el aumento de costos de bienes y servicios por 3.9 por ciento. Gaste en lo esencial, que en enero se nos viene una cuesta difícil.