La industria sin chimeneas

“La pandemia se ha ido deteniendo”, “como México no hay dos”, “hay que salir”. Frases sueltas de lo expresado por el presidente Andrés Manuel López Obrador en la inauguración del Tianguis Turístico, el principal evento del sector en el país, que se presenta en Mérida. Las palabras del jefe del Estado mexicano muestran el enorme deseo de recuperar uno de los motores esenciales de la economía nacional, tan desdeñado al principio del sexenio, aunque sigue enviándose la mayor parte del presupuesto para el sector al Tren Maya, del que se presentaron imágenes de sus vagones.

La importancia del evento puede medirse por los políticos y empresarios que asistieron a su inauguración y que estarán participando en conferencias, mesas de trabajo y hasta en los stands. El gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, está desde el lunes en Mérida, donde ha tenido encuentros de orden político, pero también de promoción del estado como destino turístico cultural, de negocios, ecológico y romance.

La apuesta de todos se centra en atraer el turismo internacional, pues el local tiene sus limitaciones por las propias condiciones económicas. Los datos en 2021 sobre los visitantes del extranjero resultan alentadores: están llegando más turistas, pero también es indicativo de que el país sigue siendo un destino deseado, a pesar de sus múltiples problemas, como la inseguridad.

Los datos de la Secretaría de Turismo federal precisan que es muy probable que para este año hayan llegado 31 millones de turistas internacionales, dejando una derrama de 18 mil millones de dólares y una ocupación de 46%. Tras los desastrosos resultados de 2020, las cifras se acercan con mayor rapidez a la esperada a lo que se tuvo en 2019, cuando se registró la llegada de 45 millones 23 mil 665 turistas internacionales, un aumento de 9% en comparación de 2018. Fue una cifra histórica para México.

El trabajo mancomunado de autoridades y el empresariado turístico nacional, podría permitir recuperar el registro de 2019 para 2023. Para este año, SECTUR estima que lo generado por el sector en el país pueda tasarse en 7.1 del Producto Interno Bruto y para 2022 sea de 8.3%.

En Guanajuato el reto es abismal. Juan José Álvarez Brunel, secretario de Turismo, ha planteado alcanzar 2 millones de cuartos ocupados en 2021. Cabe recordar que, en 2019, se registró, por ejemplo, la visita de 2 millones 162 mil 671 turistas internacionales, pero para 2020 la historia fue otra; la pandemia apenas permitió la recepción de 179 mil 200 visitantes extranjeros.

Apenas en octubre pasado, Álvarez Brunel dio a conocer datos muy generales del sector: entre enero y julio de 2021 arribaron 10 millones de visitantes nacionales y extranjeros, dejando una derrama cercana a los 20 mil millones de pesos.

La gran preocupación es hacer a Guanajuato atractivo para el mercado estadounidense, proclive a visitar playas. Los turistas de Estados Unidos y Canadá llegan a México en mayor cantidad, porque les resulta restringido visitar destinos en Europa y Asia por las condiciones pandémicas. El tema se analiza en el tianguis y Guanajuato debe sacar raja de ello.

Como colofón, es necesario que en esos análisis no se deje fuera el grave costo que está dejando en nuestra economía y, por ende, en el turismo: la inseguridad pública. Estar boletinados como punto de alto riesgo no es nada bueno para atraer turistas.