Nueva Delhi, India.– Hospitales y crematorios colapsados, falta de equipamiento médico, y un mercado negro que se fortalece producto de la necesidad para combatir la pandemia en la India.

Con un récord de casi 4 mil muertes y 412 mil nuevos contagios en 24 horas, el país del continente asiático se ha convertido en el foco de alerta de la pandemia de COVID-19.

“Hay colas para ingresar al hospital, los médicos están al límite. Se queman los cadáveres en las calles y en los aparcamientos porque no hay espacio en los crematorios”, narró a RFI, Adtiya Naugain, músico y youtuber residente en Nueva Delhi, sobre el estado de emergencia que viven.

A toda su familia, inclusive él, han sido tocados por el virus: su padre está internado desde hace 23 días y su madre tiene pulmonía.

Historias como la de él, son el testimino vivo de un país donde alrededor de 230 millones de personas cayeron en la pobreza a causa de la pandemia de coronavirus.

El riguroso confinamiento dejó unas 100 millones de personas sin trabajo, y alrededor del 15 por ciento ha sido incapaz de encontrar empleo, según un informe de la Universidad Azim Premji.

La agencia Xinhua comparte a Correo las imágenes de esta tragedia que se debate entre la desgracia y la ayuda humanitaria que llegó con la vacunación: