La ‘Güera’ llega a los 101 años y los celebra con alegría

0
COMPARTIR

Nacida en 1916 Felisa llegó a León se casó en esta ciudad y procreo a 12 hijos

Sandra Medina

LEÓN, Gto.- Hoy cumplió 101 años y como a diario, ya estaba bañada desde temprano, es una mujer bastante limpia a quien le encanta bailar, cantar,  bromear y reír a carcajadas, se llama Felisa Preciado Vargas, mejor conocida como ‘Felicitas’ o ‘Güera’.

“No me duele ni una uña” comentó la ancianita y luego soltó una carcajada, mientras se encontraba rodeada por sus familiares.

Publicidad

‘La Güera’ no le gusta oler a ‘calzón’, como muchas personas de su edad o menos, siempre le gusta lucir bien tanto que una de sus hijas la lleva al salón de belleza para que le arreglen su permanente, a veces le pintan sus uñas, eso sí, nunca sale a la calle sin su bolso en el que no puede faltar su perfume y algo de dinero.

Sus descendientes comentan que la  cumpleañera canta todas las mañanas y se emociona mucho tanto que se los contagia.

Su hijo mayor Rogelio, de 80 años, quien no vive con su mamá porque él radica en Monterrey reconoció que es una persona única y bastante simpática.

Felicitas apenas puede hablar, pero tiene gran lucidez y  todavía ve bien, “mi mamá es una persona muy sana, no padece diabetes, ni presión, nada”, comentó su hija María de la Luz Ibarra de 60 años, quien está a cargo de ella.

Te podría interesar:  Resulta lesionado policía luego de chocar contra un taxi

Nacida el 16 de marzo de 1916  recordó que a los 10 años llegó a León y años después se casó con Luis Ibarra Pérez con quien tuvo 12 hijos, a quienes junto con su marido sacó adelante.

Todavía tiene vívidos los recuerdos como cuando en la época de la Revolución llegaban los soldados mejor conocidos como ‘los pelones’ y todos se asustaban.

En una ocasión llegaron personas del gobierno, que en su familia hasta mataron una vaca y un puerco para darles de comer, su madre tenía un bebé en brazos.

“Yo no soy mojosa como las viejitas”

Felicitas siempre ha sido alegre, también madrugadora y bastante activa, le encanta comer chile de molcajete, nopales y las tortillas con frijoles bien guisados en cazuelas de barro. Lo que no come es carne y tampoco bebe refresco, tal vez sea uno de sus secretos de su larga vida.

“Le gusta silbar muy fuerte, reír a carcajadas y bailar, le encanta bañarse diario con agua fría, ella a las 9:00 ya está lista y bien feliz. Se pone el jugo de un limón sus manos y se lo unta, también tiene su perfume que siempre me pide que le ponga y el dinero nunca falta en su bolsa, adora presumir”.

Explicó que a veces cuando pasa un avión todavía se asombra, no lo pierde de vista aunque, ella grita:  “¡adiós tío!”.

Te podría interesar:  Tienen lista instauración del Fideicomiso para Seguridad

La Güera asegura que no es ‘mojosa’ como  las otras viejitas, todavía está al día con lo que pasa, habla con sus nietos más pequeños, quienes también la consideran un miembro importante de su familia.

Felicitas, quien le va al equipo León, durante toda su vida fue bastante activa,  pero ahora se siente “como nueva”, dijo  en la entrevista con este medio de comunicación y luego soltó una carcajada.

La ancianita tuvo una misa en su honor en el templo Expiatorio y después sus cerca de 200 familiares entre nietos, bisnietos y tataranietos le ofrecieron una fiesta en su honor por sus 101 años de vida en la colonia San Juan de Dios.