Agencias

Ciudad de México.- En juego pendiente de la Jornada 3, León visitará a Monterrey, en el que será el reencuentro entre los compadres Ignacio Ambriz, técnico de La Fiera y Javier Aguirre, entrenador de los Rayados. Pero lejos de ese oropel de amistades, está el mal momento que vive el León, el cual acepta Fernando Navarro.

En el equipo del bajío, parece que están resignados a entrar a la Liguilla de manera directa, ahora esperan un milagro para primero mejorar y después ver si les alcanza para un repechaje.

“Los resultados no son los que queremos, los que esperábamos. Lo único rescatable es que el equipo ha jugado un poco mejor, ha mostrado lo que en algún momento nos dio en los temas de posesión e intensidad, pero no lo podemos mantener los 90 minutos y nos ha costado puntos”, declaró Navarro.

Hay tiempo, se piensa, “aunque estamos muy por debajo de lo que esperábamos. Hay que sumar de a tres y entrar en el repechaje”. Lo bueno, asegura es que “se ha mostrado una cara diferente. Estamos tratando de trabajar mejor, estamos aumentando las ganas y el compromiso. Hay que ganar no solo como sea, sino jugando bien, no se nos ha olvidado, solo hay que volver a comprometernos entre nosotros, con nuestra gente y darlo todo en la cancha”.

Sobre la visita a Monterrey, Navarro aceptó que el rival “siempre es complicado, ya sea de local o de visitante, pero es una buena prueba para darnos cuenta de que a un gran rival oponente le podemos ganar y así retomar confianza. Monterrey es un gran equipo, con grandes individualidades, será un gran partido, en algún momento se tiene que romper esa mala racha, ojalá sea ahora”.

El equipo del ‘Vasco’ Aguirre llega como tercero de la clasificación general con 18 puntos acumulados luego de sumar cuatro cotejos sin perder.

Los Esmeraldas solamente tienen un triunfo como visitantes en la presente campaña, situación que prende los focos rojos, puesto que Monterrey sigue invicto en su cancha. De hecho León no vence a la ‘Pandilla’ en Nuevo León desde el lejano Clausura 2014.

Este miércoles, en punto de las 21:00 horas, el campeón del futbol mexicano podría recuperarse de esta vieja afrenta, a la vez que se cura de la odiosa ‘campeonitis’ que tanto dolor les ha causado en la actualidad.