La cuarta transformación

MRO de Mexicana al extremo

Como le he venido platicando, la situación financiera y legal de Mexicana MRO, que fuera el centro de mantenimiento de aviones de la extinta Mexicana de Aviación, día a día empeora.

Y no precisamente a causa de la crisis sanitaria del Covid-19, sino a las terribles prácticas que en dicha empresa se efectúan, varias de las cuales sin duda corresponden a delitos e infracciones administrativas.

Así, el que se supone que es el principal y único activo, tomó la decisión de financiarse con los anticipos de clientes y los sueldos que retienen a los trabajadores, e incluso con los impuestos.

Ello provocó la salida del director de Recursos Humanos porque rechazó avalar conductas ilegales instruidas por el director general, Emilio Otero, respecto del manejo del personal y pago a los trabajadores.

En adición a lo anterior, el taller ha dejado en este último trimestre sin trabajo a cientos de trabajadores, a los cuales viola sus derechos laborales y humanos, al extremo de no pagarles ni siquiera la indemnización mínima.

Aquí se va totalmente en contra de lo que previene la Ley Federal del Trabajo y el reflejo de tal ilegalidad es que a los trabajadores les niegan dar copia de los documentos que les obligan a firmar.

Pero las irregularidades no acaban en esto, pues Otero sigue sin suscribir el contrato de arrendamiento con el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, que dirige Jesús Rosano García.

Y obviamente sigue sin pagar a dicha institución el monto de la renta, pero eso sí: ya arrancó un proyecto de ampliación de la base de mantenimiento, el cual en realidad es un remedo que costará millones.

Según esto, para supuestamente atender al cliente Israelita IAI, pero lo que más llama la atención es la forma en cómo las huestes de Otero eligieron a quienes harán la millonaria obra.

Esta ampliación, dicho sea de paso, que hasta la fecha no cuenta con la autorización de la Agencia Federal de Aviación Civil, que comanda Rodrigo Vázquez Colmenares.

El desaseo en el MRO es solo una muestra del desorden que impera en el sector aéreo gubernamental, donde la cabeza, el subsecretario de Transporte Carlos Morán, está ausente desde hace un buen rato.

EL MINISTRO ALFREDO Gutiérrez Ortiz-Mena pudo haber inclinado la balanza a favor de la inconstitucionalidad ayer, pero fue precisamente el voto que le dio la victoria a Andrés Manuel López Obrador en su objetivo de llevar a juicio a los expresidentes. Si el ex titular del SAT hubiera mantenido la misma posición de sus compañeros Javier Laynez, Norma Piña, Fernando Franco, Jorge Mario Pardo y Luis María Aguilar, otra hubiera sido la historia. Recordará que Gutiérrez Ortiz-Mena peleó la presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y la perdió frente a Arturo Zaldívar. Por eso llamó todavía más la atención que diera la razón al tabasqueño. Los votos a favor de Margarita Ríos-Farjat y Jasmín Esquivel se veían venir. Y los de Juan Luis González Alcántara y del mismo Zaldívar no sorprendieron por su afinidad con López Obrador.

LA SECRETARIA DEL Trabajo, Luis María Alcalde, confecciona con mucho sigilo una iniciativa de Ley Federal del Trabajo para terminar de ajustar lo negociado en el T-MEC. La funcionaria tiene guardada la iniciativa bajo siete llaves y no se la ha mostrado ni al Congreso del Trabajo que lidera Carlos Aceves del Olmo, ni al Consejo Coordinador Empresarial de Carlos Salazar ni a legisladores de su propio partido, como Mario Delgado y Ricardo Monreal. No ha compartido con nadie ni el índice de los ajustes que vendrán en materia de legislación laboral, pero todos suponen que aborda los pendientes más relevantes, como democracia sindical, transparencia de los recursos que obtienen los lideres sindicales, condiciones de contratación colectiva, condiciones del procesal laboral y el órgano judicial que administrará los juzgados laborales.

AYER ENTRÓ EN operación el último gasoducto que viene desde la región de Waha, en Texas. Se trata del Villa del Reyes-Aguascalientes-Guadalajara de una longitud de 388 kilómetros. Lo puso en marcha Fermaca, que comanda Fernando Calvillo, en el que se invirtieron cerca de 300 millones de dólares. Gracias a este gasoducto que entró este jueves en operaciones, la subsidiaria CFE Energía inició también el suministro  de gas natural proveniente de una de las cuencas más codiciadas del mundo a la planta de la acerera Arcelor-Mittal ubicada e Lázaro Cárdenas. Es justo la dependencia que dirige Manuel Bartlett y la compañía India que lleva Víctor Cairo los más beneficiados.

Como balde de agua helada debió caer ayer en Asur y en Fernando Chico Pardo la noticia de que se construirá un nuevo aeropuerto en Tulum. Y es que el avezado financiero se ha venido oponiendo a este proyecto por el riesgo que implica para la joya de su corona: el aeropuerto de Cancún. Fue en 2010 cuando el dueño del fondo Promecap lo tiró. El presidente era Felipe Calderón y Chico recurrió a Gerardo Ruiz Mateos, quien fuera el Jefe de la Oficina de la Presidencia del michoacano. Chico recurrió a su socio, Rodrigo Lebois, el presidente de Unifin y primo de Gerardo, para echarlo abajo. Eso le costó la enemistad de Germán Larrea, el dueño de Grupo Minero México, quien ya se veía como el operador. Historias de negocios.

HOY A LAS 11 de la noche Adn40 transmite “Tlatelolco, la otra historia”, un trabajo de análisis de Luis Pasos que recoge su experiencia como líder estudiantil durante el movimiento del 68. El personaje, en su calidad de presidente de la Sociedad de Alumnos de la Escuela Libre de Derecho en ese año, señala anécdotas, mitos y estereotipos creados con la repetición durante más de medio siglo. Un ejercicio de análisis que devela hechos poco conocidos que ponen en entredicho la versión más generalizada de lo sucedido en ese movimiento que significó un parteagüas en el país.