¿La segunda de Anaya?

MÁS LE VALE al Presidente que la investigación contra Ricardo Anaya se lo suficiente contundente. No se le vaya a escabullir como lo hizo en el sexenio pasado, cuando Enrique Peña Nieto declaró al panista una guerra de mi- siles que acabó dejando en ridículo a la pasada administración.

Basta con recordar la andanada que el ex mandatario organizó para intentar descarrilar las aspiraciones presidenciales de Ricardo Anaya, a tal grado que acabó opacando la campaña de su delfín, José Antonio Meade, frenó la posibilidad de crear un contrapeso a Andrés Manuel López Obrador y abrió la vía libre para que el tabasqueño llegara cómodamente a Palacio Nacional.

Peña Nieto instruyó a la Pro[1]curaduría General de la República, a cargo en ese entonces de Alberto Elías Beltrán; al Secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida; al titluar de la Unidad de Inteligencia Financiera, Alberto Bazbaz, y al ex vocero presidencial, Eduardo Sánchez.

Todos coordinaron la integración de uno de los expedientes más ambiciosos que haya existido en los últimos años en contra de un opositor. Se trataba de cargarle todo el peso del Estado y de utilizar sus herramientas para acabar con la figura de quien inexplicablemente se convirtió en su acérrimo enemigo.

Ver nota: Riña en Penal de Apodaca deja 56 heridos

Todas las baterías del gobierno peñista, sobre todo en su recta final, se dirigieron en contra de Anaya y su familia para intentar acusarlo de lavado de dinero en un entuerto de expediente que jamás se logró explicar claramente y que no tuvo la contundencia suficiente para que permeara en la opinión de los electores.

Ricardo Anaya logró evadir los misiles de Peña Nieto y acabó sien[1]do exculpado por la propia PGR, una vez que culminaron las elecciones federales de 2018. El presidente saliente y su equipo no lograron su cometido, dejando debilitada a la oposición frente a un López Obrador imparable.

Ahora el queretano se encuentra nuevamente en medio de una tormenta judicial, señalado por el gobierno de la 4T de haber formado parte de una red que habría recibido sobornos a cambio de aprobar la reforma energética de 2014, resultado de las acusaciones de Emilio Lozoya dentro del caso Odebrecht.

La estrategia mediática de Anaya se ha centrado en confrontar abiertamente a López Obrador tal y como lo hizo con Peña Nieto en 2018.

En lo jurídico, sus abogados parecen buscar aplazar cualquier acción en su contra lo más posible, como quedó evidenciado con la comparecencia ante un juez en el Reclusorio Norte de noviembre pasado, la cual quedó finalmente para éste 31 de enero.

La audiencia deberá ser presencial y no virtual como se buscaba. Habrá que ver qué tan sólida es la acusación en contra de Anaya. El mejor termómetro será su decisión de acudir o no a la cita.

El riesgo es alto: ausentarse y ser considerado como sustraído de la justicia o bien presentarse y correr el mismo riesgo que Emilio Lozoya o el ex senador Jorge Luis Lavalle, quienes acabaron en la cárcel.

Hábil y escurridizo, Anaya podría librar esta nueva batalla como lo hizo en el pasado si el expediente en su contra no tiene la suficiente contundencia. Para el fiscal Alejandro Gertz Manero podría ser determinante.

COMO SUCEDE EN la mayoría de las empresas financieras no reguladas, los problemas económicos sobrevienen por la falta de diligencia de sus administradores en el otorgamiento de créditos, lo que conlleva a que en el corto plazo el índice de cartera vencida aumente a tal grado que la caída en el flujo de ingresos haga insostenible la operación.

 Por eso llama la atención que, no obstante el estado que guarda el procedimiento de concurso mercantil de Financiera Progresemos, sus administradores pretendan que el Juez 14 de Distrito en Materia Civil en la CdMx autorice el que disponga de más de 30 millones de pesos que se encuentran depositados en un fideicomiso de mandato, constituido como garantía de pago a favor de Banco Del Bienestar, bajo el argumento de que ese dinero será destinado para que la empresa coloque más créditos y aumente su cartera.

Además del quebranto que representa para dicha banca pública el incumplimiento en el pago de los más de 150 millones que se le entregaron para que otorgara créditos al público, ahora pretende que la única garantía otorgada para responder de dicho crédito se ponga en manos de los propios administradores de Progresemos, quienes demostraron su negligencia en el otorgamiento de créditos y su falta de capacidad para administrar la cobranza.

De concederse la disposición, se permitiría la dilapidación de las garantías en perjuicio de los acreedores garantizados, con la complacencia del conciliador, Gerardo Badín, quien emtió una opinión a modo respecto a la procedencia de lo pretendido por los representantes de la financiera, ya que no obstante ser su función como órgano auxiliar del órgano Jurisdiccional, se abstuvo de aportar elementos técnicos que ayudaran a que el juez adopte una resolución informada.

LA SECRETARÍA DE Relaciones Exteriores acaba de eligir a la Gott and Glück para el aseo de las instalaciones ubicadas en la CdMx sin importar que su propuesta económica fue elaborada con menos operarios de los que solicitaban, pues en la Junta de Aclaraciones del proceso IA-005000999-E88-2021 quedó de manifiesto que requerían nueve supervisores y 237 afanadores, pero la empresa solo sumó 228 trabajadores. Hubo opciones que cotizaban por debajo de la compañía vinculada a Enrique Gómez Mandujano, incluso algunos que fueron descalificados por no cumplir con los ajustes que asentó la dependencia.

Al escenario hay que agregar que Gott und Glück ha sido señalada por sospechas de dejar a sus colaboradores sin seguridad social, aunado a que las autoridades publicaron el fallo donde la anuncian ganadora justamente el 31 de diciembre pasado hasta las 7 de la noche. A ello agregue versiones sobre una cercanía con la directora Administrativa, Evelyn López. La firma del contrato será el próximo 14 de enero, con un rango que va de 8.6 millones de pesos a un máximo de 21.5 millones.

LA SECRETARÍA DE Energía y Pemex ya están evaluando diferentes opciones para la fabricación de los 11 enfriadores de los sistemas de lubricación de compresores de la refinería de Dos Bocas que se perdieron en el mar el 24 de diciembre. La pérdida asciende a unos 37 millones de dólares que pagará el seguro de Samsung, el proveedor. Incluso los equipos de Rocío Nahle y Octavio Romero consideran la transportación por avión para minizar el impacto en el programa de construcción. Los equipos no deben tardar más de seis meses en estar en Tabasco.

SE VISLUMBRA UN panorama sombrío para el sector plastiquero. Por el Covid-19 se perdieron más de 25 mil millones de pesos y se golpearon unos 10 mil empleos. Sin embargo la Asociación Nacional de Industrias del Plástico, que preside Aldimir Torres, no baja la guardia y este 2022 apuesta por la innovación en base a las necesidades de sustentabilidad y del mercado. Se debe acelerar el cambio de modelo en la producción, consumo y reciclado del plástico y para ello estarán al tanto de las discusiones sobre la Ley General de Economía Circular impulsada por los senadores Ricardo Monreal y Raúl Bolaños