Los pasivos ocultos de Laureate

Liliana Carolina Ricalde Romero, estudiante de cuarto semestre de preparatoria, falleció el 26 octubre de 2016 dentro de las instalaciones de la Universidad del Valle de México (UVM) campus Tlalpan.

En primera instancia se habló de un accidente, pero hoy su madre, Lilia Romero Cazariego, tiene demandada a la institución por presunción de homicidio por 100 millones de pesos, ya que la UVM carecía de un programa de protección civil.

Lejos de apoyarla, se han utilizado todas las estratagemas posibles para alargar el juicio y no pagar. La UVM y la Unitec son propiedad de Laureate y su CEO, Eilif Serck-Hanssen, no tiene ningún interés en resolver el tema.

Con sus 5 millones de dólares por año de sueldo más sus bonos, solo busca presentar buenos resultados en la bolsa de valores: no le interesa el dolor de una familia mexicana por la pérdida de su hija.

En cuanto al trato para el personal existe la misma política de poco interés hacia ellos. Ambas universidades cuentan con un total de 5 mil 600 empleados administrativos, directivos y de seguridad, y alrededor de 11 mil 500 docentes.

Pero de manera increíble, tratándose de una empresa trasnacional que cotiza en la Bolsa de Nueva York, las reservas para pensiones no son suficientes porque ese faltante se ha utilizado para recortar utilidades atractivas a los fondos propietarios de Laureate.

De acuerdo al despacho actuarial Tower Watson, contratado por el propio grupo, se estima que el faltante por ese concepto supera los 500 millones de pesos al mes de abril de 2020.

Éste, al igual que la pérdida de valor y matrícula, aunado a las licencias de uso de suelo, es otro pasivo contingente que los interesados en la compra de la UVM y la Unitec deben considerar.

Hace un par de semanas le informamos en este espacio que la correduría Goldman Sachs, que encabeza aquí Manuel Camacho Velasco, entró a la fase final de venta de estas dos universidades.

El fondo financiero Advent, que lleva Enrique Pani, con la asesoría de Morgan Stanley, que a su vez lidera Jaime Martínez Negrete, es el más interesado en comprar. Sería su primer incursión en el sector educativo.

Este grupo en el pasado compró los restaurantes La Mansión, Gino´s, Casa Ávila y el icónico Champs Elyseés de Paseo de la Reforma, negocios que perdieron brillo y a la postre fueron revendidos.

Apenas hace tres años Advent adquirió al grupo farmaceútico SOMAR, dueño de los laboratorios de medicamentos genéricos y de dispositivos médicos Serral, Lakeside y Advaita.

Es un fondo dedicado a comprar, administrar y al cabo de seis o siete años tratar de salir con una lucrativa ganancia. Así ha entrado a giros lo mismo restaurantes y farmaceúticas que funerarias, como Grupo Gayosso.

Pero también en el sector financiero con Invercap y el Banco Mifel, en lo inmobiliario con Su Casita y Fumisa, en retail con Arabela y Milano y en el rubro comercial con las tiendas libres de impuestos Dufry.

LA INICIATIVA PARA prohibir el outsourcing que se sacó de la chistera Andrés Manuel López Obrador la semana pasada sorprendió a todos, incluso a los senadores Napoleón Gómez Urrutia y Ricardo Monreal. Ambos con intereses en el sector, ya sea pretendiendo implantar sus propios esquemas de tercerización en sindicatos afines, o protegiendo a grupos de factureros, la ley presidencial les cayó como balde de agua helada. La iniciativa de ley se elaboró en el total sigilo en la misma Presidencia. El equipo de la Consejería Jurídica, a cargo de Julio Scherer, trabajó horas extras, junto con asesores externos, como los abogados laborales César Maillard y Arturo Alcalde, este último padre de la secretaria del Trabajo, Luisa María Alcalde, quien la presentó en la conferencia mañanera del jueves pasado

EL DOMINGO PASADO en Celaya, Guanajuato, intentaron robar la friolera de 600 millones de pesos de la bóveda de Sepsa, una de las empresas del Grupo GSI que encabeza Santiago Garza. Los delincuentes construyeron un túnel de 113 metros de largo, por 1.7 metros de altura y 1.2 metros de ancho, toda una obra de ingeniería civil que ya envidiarían las mismísimas huestes de Joaquín El Chapo Guzmán. Afortunadamente funcionaron todos los medios y protocolos de seguridad y el atraco no se pudo consumar. GSI es el conglomerado de compañías dedicadas a servicio de custodia y transportación de valores. Además de Sepsa controla a Cometra, Seguritec y Tecnoval. Se cree que fueron víctimas del cártel dedicado al huachicoleo de gasolinas. ¿Y la Guardia Nacional, que dirige Luis Rodríguez Bucio?, bien gracias.

LOS DE ACCENDO colmaron la paciencia al Juez 62 de lo Civil de la CDMX y ordenó en el expediente 593/2020 que unos 20 elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, con equipo antimotines, protegieran a los funcionarios judiciales y autorizó romper las cerraduras para asegurar que se cumpliera una orden de embargo el viernes pasado. Aún así, increíblemente trataron de bloquear la orden judicial por instrucciones de Javier Reyes de la Campa y se armó un alboroto en Paseo de la Reforma que provocó las quejas de algunos vecinos, como el Banco bx+ y la embajada de Japón. El zafarrancho terminó con un empleado del banco detenido y un embargo por más de 100 millones de pesos.

JORGE ARGANIS FUE designado por el presidente Andrés Manuel López Obrador secretario de Comunicaciones y Transportes en sustitución de su amigo, Javier Jiménez Espriú, el 23 de julio pasado. El nuevo titular, ingeniero civil egresado de la UNAM, se había mantenido discreto hasta la semana pasada, cuando sus tronantes declaraciones a favor del rescate de Interjet retumbaron por todos lados. Pero otra vez Arganis se vuelve a hacer presente. Resulta que está abiertamente en contra de las APP (Asociaciones Pública-Privadas). Ello frenó la adjudicación del Paquete Sureste que Banobras tiene en marcha bajo esa figura. El fallo debió salir el viernes pasado, pero se pospuso para este 20 de noviembre.

EL MIÉRCOLES PASADO se llevó a cabo el evento para asignar el contrato de los monederos electrónicos donde se deposititarán los bonos de fin de año para los empleados de las dependencias del gobierno federal. El ganador fue la tapatía Toka, de Hugo y Eduardo Villanueva, que ofreció el mayor descuento a la Secretaría de Hacienda. El proceso lo encabezó la oficial mayor, Thalía Lagunas. Participaron otros cuatro grupos. Las francesas Up Sí Vale que comanda Gerardo Yépez y Edenred que capitanea Andrea Keller. Asimismo las mexicanas Efectivale, que conduce Pedro de la Peña, y Servicios Roel, que resultó ser Broxel, la de Gustavo Gutiérrez y que dirige José Antonio García.