La Cuarta Transformación Opinión

La crisis de la India pega en México

Al de por si ya grave problema de desabasto de medicamentos en el sector público y privado, ahora se suma la contingencia de la India.

La industria farmacéutica nacional depende en 35% de los insumos que provienen de ese país y será muy difícil sustituir rápidamente esa proveeduría, tanto por el precio como por la disponibilidad en otros países.

El sector observa que ya empieza a resentir las demoras en la producción y transportación de insumos a Mexico y esta crisis podría ser más grave en los próximos seis meses.

La industria farmaceútica establecida en el país ya está tocando puertas en Estados Unidos, China y países europeos.

Otra aduana que se tiene que pasar es la propia Comisión Federal de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris), toda vez que se trata del filtro regulatorio por el que todo mundo tiene que pasar.

Y es que para sustituir insumos en la producción de un medicamento se requiere del aval del organismo que dirige Alejandro Svarch, pero esta instancia en la 4T no es la más amigable en tiempos de pandemia.

Para la industria farmacéutica mexicana la situación se convierte en crítica porque apenas un 10% de los insumos que requiere para completar su cadena productiva es fabricada en el país.

Además muchos de los principios activos que se utilizan en los medicamentos que se distribuyen en el sector público y se venden en las farmacias para el público en general, provienen de India y de China.

En ese contexto el gobierno debería sentar a todos los actotres de la cadena productiva para ordenar el proceso, desde los tiempos de adquisición de los principios activos hasta la elaboración del producto final.

Este es el peor de los mundos, porque ante el desabasto que hoy está sufriendo el sector de salud muchos derechohabientes acuden al gasto de bolsillo, que en México es uno de los más altos del mundo.

Según el ranking de la OCDE, ese gasto significa hasta 70% de las necesidades de salud de las familias. Pero frente al desabasto de la India por la crisis del Covid, ahora se corre el riesgo de profundizar la escasez.

La UNOPS ha sido incapaz de lograr la compra y el abasto de medicamentos del sector público, pero una manera de salvar su prestigio sería que intercediera ante fabricantes a nivel mundial.

Que fuera el intermediario de las autoridades de salud en México para que la industria farmacéutica pudiera acceder a los insumos más urgentes.

EL CASO QUE se está moviendo otra vez es el juicio contra Miguel Zaragoza Fuentes promovido por su ex esposa Evangelina López Guzmán. El 17 de mayo está programada una audiencia en un tribunal familiar de Houston. El dueño del poderoso Grupo Zeta Gas se niega a ceder 50% de su emporio, valuado en unos 4 mil millones de dólares a quien fuera su mujer. En los últimos años ha tratado de llegar a un arreglo extrajudicial elevando la compensación. Empezó en 50 millones de dólares, pasó a 100, luego a 150, después a 200 y actualmente la oferta está en 250 millones de dólares. Pero la señora y tres de sus cinco hijos la han rechazado. Zaragoza ya heredó en vida a tres de ellos. A las restantes, mujeres todas, las dejó en la calle. Por eso cierran filas con su madre. En su momento fueron asesorados legalmente por Eduardo Romero Ramos, Antonio Lozano Gracia y Arturo Chávez, abogados panistas todos vinculados a los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón.

SOBRE ALTÁN REDES, que dirige Salvador Álvarez, bien que su consejo haya acordado hace exactamente una semana en su consejo de accionistas una capitalización de pasivos. El quid es levantarlos rápido. El propio presidente de la compañía, Bernardo Sepúlveda, está poniendo por delante sus buenos oficios para convocar a socios, prestamistas y proveedores. Los 70 millones de dólares iniciales que ya tienen apalabrados no van a ser suficientes. Por cierto que descarte la vía del Chapter 11. No procede por la composición de su deuda, por los pasivos laborales y fiscales que arrastra y por ser concesionario del Estado. Lo mejor es una reestructura por concenso o la vía del Concurso Mercantil que ya está activada. 

MAXCOM, QUE DIRIGE Lauro Cantú, no va poder hacer frente al pago de su cupón por 2.3 millones de dólares del bono con vencimiento en 2024. Esta telefónica que controla el fondo Ventura Capital, de Enrique Castillo Sánchez-Mejorada, es otra compañía que enfrenta los estragos del Covid-19. El papel paga 8% de intereses anuales y cuenta con 30 días de gracia, pero la empresa ya mandó la señal de que defaulteará para preservar la liquidez. Los bondholders de Maxcom son los fondos Moneda, MSN y Megeve. De hecho poseen 40% del instrumento, que asciende a unos 103 millones de dólares y que fue reestructurado en 2019.

CON UNA OFERTA de 556.2 millones de pesos, ubicada en la posición 10 de 18 oferentes, la SCT adjudicó a Idinsa el primero de seis contratos para la construcción de las vías de acceso al nuevo aeropuerto Felipe Ángeles. La constructora de Víctor Ortiz, también contratista de los segundos pisos de Andrés Manuel López Obrador y de obras del gobierno de Claudia Sheinbaum en la CDMX, se impuso a otras como ICA de Guadalupe Phillips que cotizó 540.5 millones, HYCSA Construcciones de Alejandro Calzada que ofertó 541.1 millones, VISE de Santiago Villanueva que planteó 543.4 millones, por citar los principales. Los amigos de la 4T.

LA MISMA SCT, que lleva Jorge Arganis, recibe hoy ofertas de la estación Vasco de Quiroga del Tren México-Toluca. Tendrá cuatro niveles y estará en terrenos de la Secretaría de la Defensa que comanda Luis Cresencio Sandoval. El costo de la obra anda por los 217 millones de pesos más IVA. Están interesados La Peninsular de Carlos Hank Rohn, VISE de Santiago Villanueva, Prodemex de Antonio Boullosa, INDI de Manuel Muñozcano y CAABSA de Luis y Mauricio Amodío. Para los últimos la estación es estratégica porque colinda con su centro comercial de Santa Fe. La tienen más que estudiada desde la administración de Miguel Ángel Mancera.

EL NEGOCIO DE los seguros se está constriñendo desde que llegó la 4T. Ya le había platicado que hay línea para asignarle todos los contratos de gobierno a Agroasemex, que dirige Francisco Javier Delgado, pese y a su defiente servicio. Varias empresas como Banorte de Carlos Hank González y GNP de Alberto Bailléres cada vez se presentan menos a los procesos licitatorios y la francesa Axa, que comanda Daniel Bandle, de plano está cerrando su área de negocios. Así de complicado.

Otras noticias