Foto: Eduardo Ortega

Nancy Venegas

Irapuato.- Junto a su hijo, Verónica Toledo García de 83 años, vecina de la comunidad San Carlos de Cayetano, rebasó las fronteras de su municipio Abasolo, en busca de la vacuna que asegura le devolverá la tranquilidad, asegura haber perdido a varias personas por la enfermedad. Este martes en la UMAPS de Pueblo Nuevo recibió su vacuna anti-Covid.

Luego de que las autoridades federales, estatales y municipales, confirmaran que se iniciaría la jornada de vacunación para proteger a los adultos mayores de 60 años en adelante, la señora Verónica Toledo García no lo pensó 2 veces, dejó sus actividades en su hogar ubicado en la comunidad San Carlos de Cayetano, municipio de Abasolo, con la esperanza de protegerse del coronavirus con la vacuna Cansino-Bio que llegó este martes a Pueblo Nuevo.

Emocionada y nerviosa, hizo casi una de hora de camino desde la comunidad hasta la unidad del Seguro Social de Pueblo Nuevo.

“Ahí nos dijeron que no me podían poner la vacuna porque pertenezco a Abasolo, ya estaba un poco desilusionada, pero nos vinimos a este centro donde todo fue muy rápido y sí me la van a aplicar”, dijo la señora Verónica antes de que le aplicarán su dosis.

Para la mujer de 83 años de edad, al vacuna representa una esperanza de vivir sin problemas de salud, pues ha tenido familiares y amigos que contrajeron el Covid-19 e incluso perdieron la vida por complicaciones de esta enfermedad.

“Voy a estar más tranquila, yo perdí 3 hijas y no quiero volver a pasar por ese gran dolor”.

LC