María Espino

Guanajuato.- Pesé a las restricciones que se aplicaron y cancelaciones de eventos masivos a causa de la pandemia derivada del Covid-19 en la comunidad San Martín del Terrero si efectuaron la fiesta del Santuario de esta comunidad edificado en honor a San Martin Caballero.

Este miércoles 11 de Noviembre, es la fecha establecida en la que cada año los habitantes de dicho poblado y visitantes de diferentes lugares tanto de Guanajuato como de otras entidades llegan a esta comunidad para celebrar al santo patrono, fiesta que atrae a miles de feligreses, pero que este año no lució tan abarrotada.

Y es que cabe recordar que desde el pasado 20 de Octubre autoridades de gobierno municipal de Dolores Hidalgo y representantes religiosos informaron a los habitantes de San Martin del Terrero y a comerciantes que la fiesta se suspendía para evitar propagación de contagios de coronavirus, esto también en atención a la orden que dio el Obispo de Celaya de cerrar el santuario durante todo Noviembre por lo que la festividad quedó cancelada.

Sin embargo este miércoles, día en que se conmemora a San Martin Caballero, a dicha comunidad arribaron cientos de personas a lo largo del día que buscaron visitar el interior del recinto religiosos pero les fue impedido ya que estaba cerrado, además el atrio acordonado y en la zona se encuentran policías preventivos vigilando que la gente no se meta.

Aunque uno de los elementos de seguridad, que pidió no publicar su nombre, explicó a Correo que la indicación es no permitir que entre mucha gente pero si dejan que algunos fieles ingresen y dejen velas, a algunos otros les permiten tomarse la foto del recuerdo.

Respecto a los comerciantes que se encuentran en el lugar el policía preventivo dijo que algunos llevan hasta dos semanas en el lugar y planean retirarse hasta mediados de diciembre, señaló que en ese tema los encargados de retirarlo es el personal de Fiscalización quienes aseveró han estado revisado el área y han quitado a varios que se pusieron en la vía pública, del resto aseguró están en locales que cuentan con permisos para permanecer o están dentro de propiedad privada y ahí nada pueden hacer pese a la advertencia de cancelación para evitar contagios.

Algunos locatarios que dijeron venir desde la ciudad de México y otros de San Juan de Los Lagos, dijeron saber de la cancelación de la festividad y aun así decidieron “arriesgarse” a llegan al poblado a ver si acudía gente y por lo menos vender algo, pues mencionaron que de todas las fiestas que conocen esta es una de las más grandes y en la que mejor les va con las ventas, además de que ya les han cancelado ferias, fiestas en otros lugares.

Correo realizó un recorrido por la zona en la que se realiza la fiesta y a diferencia de años anteriores es muy poca la gente que acudió, sin embargo tras la cancelación se observó que no se respetó la indicación de las autoridades de gobierno municipal ni de las autoridades eclesiales ya que había una gran cantidad de puestos de venta de alimentos, dulces, pan, ropa, entre otros productos.

También se apreció una gran cantidad de personas que desde la puerta del santuario se detenían para hacer una oración y tras unos minutos seguían el recorrido entre los puestos; algunos si llevaban puesto cubrebocas, muchos otros no y tampoco se observó que en los negocios ofrecieran gel antibacterial, así como tampoco se observó que hubiera espacios con agua y jabón para que las personas lavaran sus manos, de la sana distancia ni hablamos.

AC