SUN

Ciudad de México.- La exitosa mancuerna cómica de ‘Viruta’ y ‘Capulina’ terminó alejada de los escenarios, los aplausos y las carcajadas; la estrecha amistad entre los actores se fracturó y su distanciamiento nunca pudo revertirse.

La colaboración entre Marco Antonio Campos (‘Viruta’) y Gaspar Henaine (‘Capulina’) inició en 1956 en el programa de radio Cómicos y Canciones de la XEW, donde arrancaron con una carrera que fue en ascenso cuando se extendió a teatros, centros nocturnos, televisión y cine.

En 1964 ya se hablaba de una posible separación, pero la esposa de Gaspar Henaine disipó tal versión: los cómicos estaban más cercanos que nunca, eran ya compadres y andaban de gira por San Francisco, Los Ángeles, Las Vegas, Chicago y Nueva York.

Sin embargo, en la prensa se manejaba que ‘Viruta’ y ‘Capulina’ seguirían el ejemplo de los dúos de comedia extranjeros como ‘El Gordo y el Flaco’ o Dean Martin y Jerry Lewis, que al final se desintegraron.

La separación

En agosto de 1965 se anunció que la separación absoluta entre los cómicos se daría en diciembre de ese año, cuando la pareja de actores cubriera todos los compromisos laborales pendientes.

En abril de 1967, tras un año separados, ‘Viruta’ y ‘Capulina’ estaban pensando en reunirse, pues trabajando cada uno por su lado no les estaban resultando del todo bien las cosas.

El 23 de noviembre de 1967 se anunció la cinta Un par de robachicos, película con la que el dúo cómico regresó a trabajar, aunque la armonía no duró mucho tiempo.

La ruptura entre ambos cómicos fue el principio del fin, pues a Gaspar Henaine comenzó a irle bien en solitario cuando surgió la oportunidad de que cada uno tuviera su propio programa.

La serie de ‘Viruta’ estaba planeada para 13 capítulos, pero al noveno la cancelaron y en cambio el programa de ‘Capulina’ siguió, lo que le permitió a Gaspar Henaine extender su contrato por un año y le pagaron la suma de 13 mil pesos, presupuesto que compartía la pareja.

Por este motivo, Marco Antonio Campos se enojó y desarrolló un resentimiento que perduró incluso tras la muerte de su esposa, a cuyo velorio no permitió la entrada de María Elena, cónyuge de Gaspar Henaine.

Doloroso desenlace

Para ‘Capulina’ esto significó el final definitivo de su amistad, lo que describió como algo “realmente doloroso”. Cuando Marco Antonio falleció mientras lo operaban del corazón, el 19 de febrero de 1996, Henaine tenía un problema de ácido úrico que le impidió asistir a su funeral; tiempo después se enteró que el que fue su compañero artístico por dos décadas, dejó instrucciones de que no lo dejaran entrar al velorio.

Gaspar Henaine ‘Capulina’ falleció el 30 de septiembre de 2011 a causa de un paro cardiorrespiratorio.

LC