La Amazonía y tensiones comerciales centran el G7

Foto: Especial

Macron amaga con bloquear acuerdo UE-Mercosur por “mentiras” de Bolsonaro; critica tensiones comerciales y llamó a una “movilización de todas las potencias” para apoyar

Agencias

Biarritz.- Los devastadores incendios en la Amazonía y el recrudecimiento de las tensiones comerciales centraron ayer los debates en el primer día del G7 en el sur de Francia, una cumbre bajo un clima de tensión y divisiones internas.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, anfitrión del encuentro que se celebra en el balneario de Biarritz, llamó a una “movilización de todas las potencias”, “en asociación” con los países sudamericanos, para sofocar las llamas que devoran la Amazonía desde hace varios días e “invertir en la reforestación”.

“Debemos responder de manera concreta al llamado de los bosques que arden actualmente en la Amazonía”, urgió el jefe de Estado francés en un discurso a la nación por televisión, antes de recibir a sus socios, que han expresado también su preocupación por el tema.

Francia, que mantuvo un áspero pulso la víspera con su homólogo brasileño Jair Bolsonaro, ha amenazado con bloquear el acuerdo de libre comercio alcanzado en junio entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur por las “mentiras” del sudamericano en materia de compromisos ambientales.

Aunque el gobierno español y alemán temperaron el ímpetu de Macron, afirmando que oponerse al pacto comercial no es la respuesta apropiada, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, consideró “difícil de imaginar” un acuerdo con el Mercosur –bloque al que pertenece Brasil-mientras la Amazonía arde.

“Por supuesto respaldamos el acuerdo entre la UE y el Mercosur (…) pero es difícil imaginar un proceso de ratificación armónico por parte de los países europeos mientras que el gobierno brasileño permite la destrucción del pulmón verde de la Tierra”, dijo Tusk, que encarna la voz de la UE en Biarritz.

Brasil se encuentra en temporada seca, cuando los incendios son frecuentes, aunque especialistas coinciden en que no se trata de un año de sequía intensa y que el fuerte incremento de los focos – un 85% más en lo que va del año respecto al mismo periodo de 2018- se debe a la deforestación.

Amenazas de recesión

La cumbre, en la que participan los líderes de Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, Italia, Canadá y Japón, estaba también dominada por un recrudecimiento de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China, que amenazan con una recesión.

“Las tensiones comerciales son malas para todos”, advirtió Macron, en un mensaje dirigido a Estados Unidos y China, que endurecieron sus posiciones el viernes y se impusieron mutuamente nuevos aranceles.

El primer ministro británico, Boris Johnson, que hace en Biarritz su debut internacional, urgió a una “desescalada de las tensiones”. “Esta no es la manera de proceder”, dijo el británico, en una crítica velada a Trump, pese a que ambiciona cerrar con EE. UU. un acuerdo comercial tras el Brexit.

Trump y Macron mantuvieron un almuerzo de trabajo improvisado ayer, en el que limaron las asperezas después de que la víspera el inquilino de la Casa Blanca amenazara a Francia con imponer nuevos aranceles a sus vinos por la tasa a los gigantes digitales, como Google o Facebook, que París quiere aplicar.

“Si lo hacen, impondremos aranceles a sus vinos. Aranceles como nunca han visto”, desafió el republicano, en campaña para su reelección, a lo que la UE aseguró que “respondería en el mismo nivel”.

No obstante, tras el almuerzo de trabajo, la presidencia francesa indicó que los dos mandatarios encontraron “puntos de convergencias” en algunos temas, incluyendo comercio, el programa nuclear y los incendios en la Amazonía.

Con este almuerzo, el jefe de Estado francés “creó las condiciones para un buen grado de convergencia dentro del grupo (del G7) y obtuvo clarificaciones de Donald Trump” sobre las principales cuestiones en la agenda de esta cumbre, señaló el Elíseo.

Los líderes del club de potencias industrializadas entrarán de lleno en los debates hoy en Biarritz, un pueblo pesquero que en el siglo XX se convirtió en un sitio de encuentro de la realeza europea y más tarde de las estrellas de Hollywood.

Anticipando las divisiones, el presidente francés renunció a publicar el tradicional comunicado final del G7, que ya fue boicoteado en 2018 en Canadá por el impredecible Trump.

Los manifestantes anti-G7 se movilizaron fuera de Biarritz, acordonada por 13 mil policías. Cerca de 9.000 marcharon pacíficamente desde la localidad de Hendaya hasta Irún, del lado español.

En Bayona, a 10 kilómetros de Biarritz, estallaron al caer la noche escaramuzas entre manifestantes y policías, que emplearon cañones de agua y gases lacrimógenos; hubo 17 detenidos.

Comentarios

Comentarios