Agencias

Ciudad de México.- “Creo firmemente que nos estamos embarcando en una nueva era”, así aseguró ayer la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, tras la reunión privada con el presidente Andrés Manuel López Obrador, y su gabinete, en el Palacio Nacional.

Harris llegó ayer para atestiguar junto con López Obrador la firma de un memorándum entre los gobiernos de ambos países en cooperación migratoria en el Patio de Honor de la sede presidencial, adornado con banderas mexicanas y estadounidenses, después de que Harris fuera recibida por el Ejecutivo.

Ambos países acordaron establecer un grupo operativo especializado en combatir el tráfico y la trata de personas a en el que compartirán información e inteligencia, con el fin identificar, interrumpir y desmantelar redes de ‘polleros’.

El plan se enfoca en el Triángulo Norte (Guatemala, Honduras y El Salvador), que fomentará programas de desarrollo agrícola y trabajo juvenil, informó la Casa Blanca.

En el encuentro, en lo que fue la primera visita oficial de la vicepresidenta estadounidense en México, pactaron una reunión de alto nivel sobre cooperación en materia de seguridad, con fecha aún por definir.

Se plantearon cuestiones como la cooperación contra el narcotráfico y las vacunas para el Covid-19. Washington anunció hace poco el envío a México de un millón de dosis del inmunizante de Johnson & Johnson. “Estados Unidos considera a México un socio en estos temas”, dijo Harris a periodistas.

También establecieron que con el fin de avanzar en las oportunidades que brinda el T-MEC para impulsar inversiones en la región, se llevará a cabo en septiembre la reunión del Diálogo Económico de Alto Nivel (DEAN).

El gobierno de EE. UU. se comprometió a atraer 250 millones de dólares de inversión para el rezagado sur de México y ayudará a las autoridades en la búsqueda de personas desaparecidas en el país.

Tras la reunión Harris-López Obrador, la oficina de la vicepresidencia emitió un comunicado señalando los acuerdos alcanzados, y muestra que el diálogo fue mucho más allá del tema migratorio.

EE. UU. no sólo prometió ayudas para viviendas, sino también para trabajadores y para asistencia técnica para la aviación mexicana, después de que Washington degradó la seguridad aérea de México.

“¿Considero este viaje un éxito? Sí lo hago”, manifestó Harris en su último acto público antes de regresar a su país.

El encuentro “fue trascendente, benéfico para nuestros pueblos y muy agradable”, destacó en Twitter López Obrador.

EZM