Marcador

Junto con la afición, vuelve el ‘tic-toc’ de la Fiera al Estadio León

Óscar Jiménez

León.- Arropados por su afición, luego de prácticamente un año, los Esmeraldas del León recuperaron la magia del toque —y de los triunfos— al derrotar esta noche a los Rayos del Necaxa por tres goles a uno.

El León de Ignacio Ambriz volvió a lucir, al menos por momentos, similar al que terminara como campeón durante el torneo anterior. Con un ‘tic-toc’ por el centro del campo con Luis Montes y Santiago Colombatto, así como una defensa sólida detrás que permitió muy contadas aproximaciones —y sin el mayor peligro— de los arietes necaxistas.

Curiosamente, la primera del partido sería para la visita; Kevin Mercado sería el artífice con una oportunidad de frente al marco de Rodolfo Cota, pero que terminó por contener este último sobre la línea de cal. Luego de aquello, lo de Necaxa sería la intermitencia en una noche en la que cedió los controles, el mando y el ‘sazón’ del partido.

A los 15 minutos del compromiso, los Esmeraldas generarían un desborde por la banda derecha, que terminaría en los pies del tico Joel Campbell sobre el centro del área grande. Ahí giró y envió por primera vez la esférica al fondo de las redes hidrocálidas.

Solamente tuvieron que pasar 10 minutos para que los felinos le abonaran a su cuantiosa cuenta de ayer, a través del gol del estreno de Santiago Colombatto, que, tras un cobro de tiro libre, la bola le quedaría suelta para, de cabeza, sumar la segunda diana del compromiso.

Vuelven con fuerza

Así, la grada del Estadio León volvió a vibrar un año después, y que, con menos decibeles de lo acostumbrado, los “ole, ole”, al meneo del balón del León, no se hicieron esperar en distintos lapsos del cotejo.

La tercia cayó a los 65, con Ángel Mena, pues aunque no fue de los artífices mayoritarios del meneo del balón de la Fiera durante ayer por la noche, sí apareció cuando lo tenía que hacer, y fue mediante un bombazo que sacudió la portería de Luis Malagón.

Sólo por Necaxa, sobre el cierre, podría descontar Maximiliano Salas con un cabezazo de frente -y muy cerca- de Cota, que poco pudo hacer para contenerle.

Al final, Ignacio Ambriz le daría juego a Víctor Dávila y a Yairo Moreno para refrescar la zona ofensiva de la Fiera, que ayer, se reencontró no solamente con su afición en la grada sino también, con ese ‘tic-toc’ que muchas veces antes, fue el mejor de sus armamentos.

4mil 891 aficionados con boleto vendido reportó el sistema oficial del Club León

ndr

Otras noticias