Frente a la Junta de Coordinación Política del Senado, en una reunión privada, el fiscal Alejandro Gertz Manero expresó que el gobierno lo espió. Sí, el gobierno al que pertenece:

Gertz habló sobre las grabaciones de sus conversaciones telefónicas. Las comparó con el espionaje del software Pegasus que tenía la Fiscalía cuando él tomó posesión: “Nosotros encontramos un sistema de espionaje privado, el que nos ocupa en esta ocasión es público, pero el otro era privado”, expresó y soltó una risa mientras explicaba. Los senadores reaccionaron también sonrientes a su manera de plantearlo.

Abundó: “Todos o muchos de los que estamos aquí sabemos de dónde viene” ese espionaje. Los senadores interpretaron que se refería a Julio Scherer, exconsejero jurídico de la Presidencia, con quien mantiene una ácida disputa.

En la reunión, uno de los senadores presentes, el legislador independiente Germán Martínez jugó la carta inocente y trató de confirmar que las acusaciones del fiscal eran contra el exconsejero jurídico del presidente López Obrador. Martínez le dijo a Gertz que no sabía a quiénes se refería, que por favor diera nombres. Le contestó Gertz, evadiendo: “Don Germán, si usted no sabe de dónde viene (el espionaje), no se preocupe, lo va a saber”.

Ver nota: Organizan marcha contra la Consulta de Revocación de Mandato

Gracias a fuentes de primera mano, puedo asegurar que las frases entrecomilladas que cito en los párrafos anteriores son declaraciones textuales del fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, escuchadas por el grupo de influyentes senadores con quienes se reunió a puerta cerrada el jueves pasado.

En el encuentro, que duró aproximadamente dos horas, Gertz tachó de extorsionadores, delincuentes, cobardes y cínicos a quienes grabaron sus conversaciones privadas. Señaló que al hacerlo, cometieron cuatro delitos que ameritan 30 años de cárcel. Y que si se sienten impunes, no quedarán así.

Gertz también abordó lo que dijo en esas grabaciones sobre la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Justificó que en la sesión de la Corte hace unos días, 10 de los 11 ministros opinaron lo mismo que él y rechazaron la ponencia del ministro Pérez Dayán usando los argumentos que él mismo defendió en la llamada telefónica interceptada.

Frente a las evidencias de que ha usado su cargo y los recursos presupuestales para cobrar una venganza personal tras la muerte de su hermano, el fiscal dobló la apuesta: “Si no puedo defender a mi propia familia, no puedo defender a nadie”.

SACIAMORBOS

Si es verdad lo que dice Gertz y el propio gobierno lo espió, ¿qué área del gobierno lo espió?, ¿qué área tiene esas capacidades de intercepción?, ¿el Ejército?, ¿la Marina?, ¿el Centro Nacional de Inteligencia?, ¿y el presidente, tranquilo con todo esto?, ¿tranquilo también con lo que reveló Scherer el fin de semana?

El gobierno es un estanque de aguas negras en el que el presidente chapotea y hace como que no nos estamos dando cuenta.