Carlos Martínez Vertti

León.- Hace 25 años, Juan Clemente sufrió en la plaza La Luz la cornada más grave en la historia del toreo en México; logró sobrevivir y ese evento marcó su retiro. Ahora es nuevamente víctima del infortunio por las inundaciones en Tula, ciudad donde dirige la escuela taurina, pues perdió todas sus pertenencias a causa del desastre.

Es en esta nueva voltereta que sufre el diestro, cuando más necesita de un quite por parte de los leoneses, y abrió una cuenta bancaria para la que los paisanos que así lo deseen puedan ayudarlo a salir adelante.

La desgracia

El pasado martes, el desbordamiento del río Tula afectó a miles de personas en aquella localidad hidalguense. El diestro leonés, que radica en la zona cercana al río, sufrió la pérdida de sus bienes materiales y por suerte él y su familia pudieron ponerse a salvo, incluida su mamá, que de la azotea de la vivienda fue rescatada en una lancha.

En cuanto se desbordó el río, recuerda el matador: “a los 20 minutos ya teníamos el agua a casi tres metros, nos subimos primero a la planta alta, pero a la media hora ya el agua alcanzaba los ocho metros, nos subimos al techo, y lo que nos quedó fue esperar que la inundación no siguiera creciendo y que llegaran a salvarnos”.

Ya de por sí la situación del torero en retiro era difícil, pues por la pandemia su negocio se vio gravemente afectado. Es un bar que estaba en un local de la planta baja de la vivienda y el agua destruyó muebles, enseres y productos.

Juan Clemente compartió fotos de lo que quedó de su vivienda. Sus muebles, ropa, aparatos; todo inservible por la inundación.

Lee también: Sube a 16 la cifra de muertos por inundación en hospital del IMSS en Hidalgo

Aquí, la ayuda

El matador en retiro señaló que la situación lo llena de profunda tristeza, pues en cuestión de minutos perdió todo su patrimonio. “Este es el toro más difícil que he lidiado, con mucho genio, con embestidas sorpresivas; simplemente no le pude y no le puedo a este burel con resabios, es una lidia imposible”.

Ante ello, dijo que lo pensó mucho para hacer un llamado a la comunidad, pero que lo extremo de las circunstancias lo obliga a aceptar donativos económicos en la cuenta bancaria de su esposa, Verónica Navarrete Paz, en Banco Azteca. Es el número de tarjeta 4027-6657-5358-3625.

Puede con eso y más

Recién se cumplieron 25 años de la gravísima cornada que Juan Clemente sufrió, el 28 de enero de 1996, en la plaza La Luz, ante sus paisanos, en la Feria de León.

Se disponía a comenzar la lidia a “Lunero”, de Bernaldo de Quiroz. Lo recibiría con un afarolado de rodillas, tratando de impactar en los tendidos, pero el toro de 537 kilos lo prendió y lo remató en tablas. El pitón dañó hígado, vesícula, riñones y un pulmón, y es quizá la cornada más grave que se haya dado en México.

Estuvo semanas internado, prácticamente al borde de la muerte, pero gracias al equipo médico y a su gran fuerza salió adelante, como seguramente lo hará ante el nuevo desafío que enfrenta.

EZM