Redacción

Guanajuato.- Marcos Eduardo Mejorado Serrano perdió a sus padres, pero el no tenerlos físicamente no impidió que compartiera con ellos un gran logro: el haberse convertido en enfermero.

Es originario de Coatzacoalcos, Veracruz, sin embargo, estudió su carrera en la Universidad de Guanajuato en el campus Irapuato-Salamanca donde de graduó como licenciado en Enfermería y Obstetricia.

La felicidad fue grande, tal que el joven de 28 años decidió compartirla con sus papás. Así que fue al cementerio y se tomó una fotografía en su tumba.

Los sueños se cumplen“, escribió Marcos Eduardo en un post hecho en sus redes sociales el pasado 7 de mayo.

Las personas que pudieron ver su publicación le comentaron que seguramente sus papás estarían muy orgullosos de él y de su gran logro.

dm