Manuel Arriaga

Pénjamo.- Hijo de padres penjamenses, Daniel Tafoya Martínez es un astrofísico que una vez soñó con alcanzar las estrellas. Gracias al estudio y dedicación, ha logrado trascender en el mundo de la ciencia y actualmente investiga cómo llegan a su fin las estrellas, desde el observatorio del espacio en la localidad de Onsala, en Suecia.

A lo largo de su carrera, ha participado en importantes proyectos dedicados a la investigación del espacio, como su trabajo en el radiotelescopio más grande del mundo ubicado en Chile.

Supera adversidades

Daniel supo anteponerse a la necesidad económica y a la falta de oportunidades de trabajo que se vive en las comunidades rurales del municipio de Pénjamo, donde las alternativas más importantes de progreso están relacionadas con el trabajo duro en el campo o la migración hacia los Estados Unidos.

Daniel Tafoya Martínez nació en la ciudad de La Piedad Michoacán, pero es hijo de un matrimonio penjamense que radica en la comunidad de Pescadores, una pequeña localidad que se encuentra apenas del otro lado del Río Lerma, muy cerca de Santa Ana Pacueco.

Se graduó como físico matemático de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, es egresado de maestría por la UNAM y del doctorado en colaboración con la Universidad de Harvard, con posdoctorado en la Universidad de especial II El astrofísico es el único latinoamericano laborando permanentemente en el Observatorio de Onsala. Nace en pescadores su pasión por el espacio Kagoshima en Japón y en la Universidad de Chalmers, en Suecia.

Daniel señaló que en Pescadores comenzó a ver las estrellas, “el haber crecido en el rancho, cuando se hacía noche, ya no había muchas cosas que hacer ahí en la comunidad y se salía la gente a ver la luna y las estrellas, lo que vino marcando mi trayectoria y me convenció de estudiar y trabajar, fue haber leído un libro de astronomía, que compré en una feria de Libro que hubo en La Piedad”, recordó.

Trabaja en Suecia

El doctor en astronomía labora en Suecia, en el Observatorio del Espacio de la Universidad de Chalmers, en Onsala. Su investigación se centra en las envolturas circunestelares de estrellas que están llegando al final de sus vidas, las llamadas ‘estrellas evolucionadas’. Para su investigación usa radiotelescopios como APEX, ALMA y el JVLA.

“En el observatorio trabajamos más de 30 astrónomos de todas partes del mundo. Hasta el momento, soy el único latinoamericano del personal permanente. Trabajar en un ambiente con una gran diversidad cultural es una experiencia muy interesante y gratificante que me gustaría poder compartir en futuras publicaciones”, concluyó.