Redacción

Nueva York.- A dos décadas del peor ataque terrorista que ha golpeado Estados Unidos. Este sábado se volverá a realizar el recorrido solemne a los sitios donde se perdieron vidas durante los atentados. Una vez allí se inclinará la cabeza en una oración silenciosa para aquellos cuya vida cambió en un instante de ese septiembre.

Sin embargo, esta vez Joe Biden será el comandante en jefe en la conmemoración del peor ataque terrorista en Estados Unidos. Ahora, como responsable de prevenir futuras tragedias y de hacer frente a los nuevos temores de una nueva ola de terrorismo luego de la salida de EUA de Afganistán, el país desde donde se lanzaron los ataques del 11 de septiembre de 2001.

La ceremonia ocurre a poco más de dos semanas de que un atacante suicida matara a 13 militares estadounidenses que ayudaban en Kabul durante la retirada de las tropas en Afganistán.

Sin embargo, para el país, actualmente dividido por opiniones políticas, este aniversario puede ser una oportunidad de recuperar la unidad nacional vivida tras el terrible ataque.

“Es un momento para que la gente lo vea no como presidente demócrata, sino como presidente de Estados Unidos”, dijo Robert Gibbs, quien fue secretario de prensa del expresidente Barack Obama.

Este día, Biden visitará los tres sitios donde los aviones se estrellaron destruyendo la imagen de invencibilidad de Estados Unidos y llevándose con ellos 3 mil vidas.

“La unidad es lo que nos hace quienes somos”, dijo Biden. “Para mí, esa es la principal lección del 11 de septiembre… La unidad es nuestra mayor fortaleza”, dice Biden en un video difundido para recordar a las víctimas y consolar a sus familias, además de honrar el sacrificio de los socorristas y militares.

El material además hace un llamado a dejar a un lado las diferencias y recuperar el espíritu de cooperación que surgió en los días posteriores a los ataques.

Este sábado las escalas serán: primero en la ciudad de Nueva York, donde las torres gemelas del World Trade Center fueron derribadas.

Más tarde irá a Shanksville, Pensilvania, donde un avión cayó después de que los pasajeros en un increíble acto heroico, lucharon contra terroristas para evitar que llegara a su destino en Washington.

Finalmente acudirá al Pentágono, donde el ejército más poderoso del mundo sufrió un golpe impensable en su propia casa.

*Con información de Los Ángeles Times

LC