Agencias

Jerusalén.- Israel seguía castigando esta madrugada la Franja de Gaza con artillería y bombardeos aéreos en respuesta a una nueva andanada de cohetes disparados desde el enclave controlado por Hamás, pero detuvo una ofensiva terrestre en este conflicto que ya deja más de 100 muertos, la mayoría palestinos.

“La aviación israelí y tropas en tierra realizan en la actualidad un ataque en la Franja de Gaza”, declaró el Ejército, y después aclaró que sus soldados no habían entrado en el enclave palestino, atribuyendo la información previa a un “problema de comunicación”.

El Ejército desplegó ayer vehículos blindados en la barrera que separa Israel del enclave palestino de donde el Ejército israelí se retiró unilateralmente en 2005.

La última gran operación militar israelí en este territorio palestino de dos millones de habitantes, remonta a 2014. El conflicto entre Israel y Hamás, su enemigo jurado, duró entonces 50 días y dejó al menos 2,251 muertos de lado palestino, en su mayoría civiles, y 74 de lado israelí, prácticamente todos soldados. Antes del anuncio israelí, el brazo armado de Hamás advirtió que “toda incursión terrestre en cualquier zona de Gaza será la ocasión para aumentar el número de muertos y de presos en filas del enemigo”.

El Ejército del aire prosiguió los bombardeos contra objetivos de Hamás en Gaza, que provocaron que cientos de personas abandonaran sus casas para protegerse de las bombas.

Hamás, que seguía disparando cohetes contra Israel en la madrugada, trató de enviar drones con cargas explosivas, según el Ejército. Desde el lunes, cuando se inició este nuevo ciclo de violencia, 103 palestinos, entre ellos 27 niños, han muerto en la Franja de Gaza, y 580 han resultado heridos, según el Ministerio de Salud.

En Israel, siete personas, entre ellas un niño de seis años y un soldado, han muerto.

Desde el Líbano se dispararon tres cohetes contra Israel, pero cayeron en el Mediterráneo. 

“Llevará tiempo pero vamos a restaurar la calma en Israel”, dijo ayer el primer ministro Benjamin Netanyahu, que visitó una batería del escudo antimisiles Cúpula de Hierro que ha interceptado el 90% de los 1,750 cohetes lanzados desde el lunes desde Gaza.

EZM