IPAB potencial riesgo al quebrar otro banco, fondos limitados y ley imprecisa

Tras los resultados electorales en los que Morena y sus aliados perdieron la mayoría calificada, y ante un entorno político subsecuente menos complicado de lo previsto, digamos que se brincó otro obstáculo para mejorar el clima de negocios.

Sin embargo, quedan por ver las políticas públicas por venir del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y de los legisladores de Morena. Simplemente está en el tintero una reforma fiscal.

Además la recuperación económica será larga y variables como consumo, empleo, ahorro y crédito van a caminar con gradualidad.

Recién le platicaba de la problemática que enfrenta la banca. Con todo y las facilidades contables de SHCP de Arturo Herrera y la CNBV de Juan Pablo Graf hay instituciones con una alta morosidad como BanCoppel que lleva Carlos LópezMoctezuma.

Además, sobre todo pequeños bancos han visto mermada su rentabilidad desde el año pasado. Por ejemplo Autofin, Accendo, Finterra, Paga Todo, Dondé Banco, Forjadores. Algunos han requerido capital fresco.

Como quiera hay riesgos latentes en el sistema y la protección para los ahorradores se visualiza acotada tras la quiebra de Banco Famsa que preside Andrés Ochoa Bunsow.

El IPAB a cargo de Gabriel Limón tuvo que cubrir activos de esa institución y por desgracia la ley no es enfática en su redacción para que su capacidad futura de protección se pueda restituir.

Expertos ya han subrayado la debilidad del IPAB. Eventualmente la cobertura del ahorro para el público, en caso de quiebras de otros bancos, no sería suficiente y es urgente que se legisle para subsanar la potencial deficiencia.

El problema es que políticamente el expediente Fobaproa y luego IPAB no es hoy muy vendedor. Es más, en la SHCP nadie quiere referirse a nuevas quiebras. Ojalá y no se presenten, pero más allá de ello habría que trabajar en fortalecer al instituto de protección al ahorrador, a fin de evitar una vuelta al pasado.

Coca y Bimbo lideran en Kantar y lácteos estelares

Hoy la firma de mercadeo Kantar de Fabián Ghirardelly presentará los resultados de su estudio en México “Brand Footprint” que realiza cada año en 52 países. Aquí se monitoreó a 8,500 familias para ver su comportamiento de consumo en 2020, año diferente por la pandemia. Curiosamente en el “top 5” hubo por primera vez tres marcas lácteas. Lala en el sitio tres, seguida de Nutrileche y Alpura. Esta última encabezada por Francois Bouyra subió un escalón. A su vez La Moderna, Pepsi, La Costeña, así como Nescafé y Knorr, ambas de Nestlé que lleva Fausto Costa se mantuvieron en el “top 10”. Coca Cola de Roberto Mercadé y Bimbo de Daniel Servitje fueron el uno y dos en esta novena edición.

Cinépolis busca capital tras reestructura

A diferencia de Cinemex que es un negocio que Germán Larrea maneja por aparte, Cinépolis que dirige Alejandro Ramírez sí es el foco principal de la familia del mismo nombre. Igualmente afectada por la pandemia recién reestructuró 1,000 mdd con bancos, pero además ahora mismo está en la búsqueda de capital fresco. Hay un grupo de asesores que lo apoyan incluido JP Morgan. Obvio siempre con la idea de preservar el control.

Inflación de mayo en 5.84% y 2021 hasta 5.06%

Mañana Inegi de Julio Santaella dará a conocer la inflación de mayo, variable que se ha disparado en medio de la crisis. Ayer en la encuesta de Citibanamex de Manuel Romo los especialistas estimaron que estará en 5.84% y la tasa a fin de año aumentó a 5.06% desde 4.87% previo. Considérelo.