Luz Zárate

Celaya.- Debido a la importancia que tuvo Ignacio Allende en la lucha de Independencia, se aceleraron los trabajos de restauración del monumento que lleva su nombre y así poder apreciarlo durante estas fiestas patrias.

El director de Obras Públicas, Juan Gaspar García Aboytes, señaló que ya se concluyeron los trabajos de restauración del monumento a Ignacio Allende, cuya inversión fue de casi medio millón de pesos. 

El monumento a Ignacio Allende duró varios meses tapado con plásticos y telas de color negro, debido a que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) no había aprobado el proyecto y por lo tanto no empezaron los trabajos de restauración en los tiempos estimados.

La restauración debió empezarse en febrero y terminar el 12 de abril. Sin embargo, se retrasó el inicio de las acciones debido a que el INAH no autorizaba el inicio de las obras, las cuales comenzaron hasta finales del mes de julio y terminaron en septiembre, justificó el Director de Obras Públicas.

“El problema fueron los tiempos de autorización del INAH, ahorita ya está terminado”, expresó García Aboytes.

Este monumento está ubicado en el Jardín de San Agustín y fue develado el 15 de septiembre de 1910, la obra fue realizada por el escultor Refugio Padilla.

Como parte de los trabajos de mantenimiento y restauración, el monumento se limpió, se restauró la cantera y el metal, se limpió y aplicó patina a la escultura, se impermeabilizó y se sellaron algunas fisuras, además de que se colocó nueva iluminación.

La inversión de la restauración fue de 490 mil 935 pesos y los trabajos estuvieron a cargo de Grupo Celark S.C.

Cabe destacar que Ignacio Allende junto con Juan Aldama, convencieron al cura Miguel Hidalgo para encabezar un levantamiento que se llevaría a cabo a finales de 1810.  Sin embargo, fueron descubiertos, obligándolos a lanzar el grito de Independencia el 16 de septiembre de 1810.

Allende fue capitán y mano derecha del cura Miguel Hidalgo durante la Guerra de Independencia y con un ejército inicial de 800 hombres, emprendió la lucha por ciudades como Celaya, Irapuato, Silao y Guanajuato, hasta sumar 80 mil combatientes al llegar a Valladolid –hoy Morelia–.

El 22 de septiembre de 1810 en Celaya, Hidalgo fue nombrado oficialmente Capitán General del Ejército Insurgente e Ignacio Allende, Teniente General.