Nayeli García

Irapuato.- El alcalde Ricardo Ortiz Gutiérrez lamentó que el ahuehuete que se encuentra a un costado del Templo del Hospitalito haya muerto debido a la intervención de las obras, por lo que dijo se investigará si hubo o no responsabilidad por parte del constructor, y en su caso, asuma las consecuencias.

“Cualquier circunstancia que sea, no escondemos la mano ni mucho menos, que el contratista asuma la responsabilidad que deba de asumir”, señaló el presidente municipal al indicar que la Dirección de Sustentabilidad ya revisa si efectivamente hubo algún tipo de responsabilidad por parte de la constructora en la muerte del árbol o si fue una situación fortuita.

Precisó que el árbol no contaba con más de 100 años de vida, y estimó que tenía unos 30 años, pero independientemente de la edad, dijo que se buscarán los mecanismos de compensación ante la muerte del ahuehuete; adelantó que en su lugar no será plantado otro árbol de esa especie.

“Yo creo que hay que también pensar qué tipo de árbol se coloca, y más cuando están cerca, en este caso del templo o edificio tan antiguos como estos, que pudieran afectarle las propias raíces”, enfatizó.

Ricardo Ortiz compartió que la Dirección de Medio Ambiente ya trabaja para determinar qué tipo de compensación se va a realizar en la zona y en cuando se tenga un plan de acción se dará a conocer.

“Es lamentable hay sido de 100, 200 o los que fueran, estamos viendo, ya se habló con Ecología para que haga lo propio”, lamentó.

LC