Luz Zárate

Celaya.- La Contraloría Municipal está investigando qué funcionario dio la orden de pintar el Puente Tresguerras de color amarillo y quiénes ejecutaron la orden, para así poder fincar responsabilidades.  

El Contralor municipal, Rubén Guerrero, señaló que desconocer la ley no exime de responsabilidades, por lo que se tendrá que establecer la sanción correspondiente.

Indicó que en una semana podrían tener avances de quién fue el área que realizó el pintado en el histórico puente Tresguerras y en caso de que la investigación lo determine se podría pedir que se haga la reparación del daño.   

“El tema se turnó al área investigadora, ya se ha hecho solicitud de información a las diversas áreas, como tránsito, entiendo que uno de los comentarios u opiniones han sido que fue personal de esa área, también pedimos información a Desarrollo Urbano para ir integrando la carpeta de investigación y determinar qué responsabilidades puede haber”, señaló el funcionario.

Lee también: Abandono y deterioro: la triste realidad del puente Tresguerras en Celaya

A su vez se solicitará información al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), para conocer la postura que va a tomar en este tema.

Si la investigación determina que la falta no fue grave, será la Contraloría quien determine la sanción contra el servidor público que resulte responsable, pero si se considera como “falta grave” se turnará al Tribunal de Justicia Administrativa. 

En caso de que el responsable sea del área de seguridad, la sanción la emitirá el Consejo de Seguridad y Justicia. 

Rubén Guerrero mencionó que la próxima semana se tomaría una determinación y se tendrán más avances sobre la investigación, que emitirá una sanción.

“Ya hemos enviado oficios a las distintas áreas, están en plazos para contestar pues tienen 10 días, en donde se solicita la narración de los hechos para deslindar responsabilidades. Cabe resaltar que la ignorancia de la ley no los exime de su cumplimiento, sin duda que si no se registra dolo será una gran atenuante, pero aunque sea una situación culposa habrá una responsabilidad, que será muy vinculada a lo que determine el INAH”, dijo. 

Cabe recordar que la Dirección de Tránsito y Policía Vial presumió en sus redes sociales que el personal de la dependencia pintó la mampostería y los obeliscos del puente de ‘alto tráfico’ de color amarillo –chillante-, esto como parte del programa de ‘mantenimiento de guarniciones’.

El contralor comentó que el hecho sí amerita una responsabilidad administrativa, pues sí hay daño al erario público y en su opinión personal se tendría que hacer la reparación del daño pues se afectó a un inmueble catalogado.

Cuando sucedieron los hechos, la alcaldesa Elvira Paniagua reconoció el error de pintar el puente Tresguerras de color amarillo y con materiales acrílicos, aun cuando el director de Desarrollo Urbano, Gustavo Báez Vega, señaló que no se buscarán culpables de esta intervención.

No le habían dado mantenimiento desde el 2016

Fue en el 2016 cuando se le dio por última vez mantenimiento a este monumento, considerado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) como patrimonio cultural. En aquel entonces los recursos -6 millones de pesos- fueron aportados por el empresario Julián Malo Guevara.

Hasta hace dos semanas no se le había realizado ningún trabajo de mantenimiento al Puente Tresguerras, obra de 212 años de antigüedad, considerada un ícono de la ciudad y atractivo turístico; aun cuando tiene varios grafitis y falta mantenimiento a la cantera, sobretodo en la parte baja del puente no se había concretado ninguna intervención hasta ahora que se pintó de color amarillo.

El historiador y director del Museo de Celaya Historia Regional, Rafael Soldara Rafael Soldara, y el cronista de la ciudad, Fernando Amate, descalificaron la pintura amarilla que se le colocó en los obeliscos y la mampostería del puente, aseguran que su mantenimiento lleva todo un proceso que además debe ser autorizado por el INAH.

El Puente Tresguerras se convirtió en una obra emblemática después de haber construido el Templo del Carmen, que fue considerada su obra maestra, y que la aplicación de pintura amarilla es lamentable.

El puente se construyó como parte de la ‘Ruta de la Plata’ para dar paso a los arrieros que transportaban el metal de Guanajuato y Zacatecas hacia la Ciudad de México. Es obra de Francisco Eduardo Tresguerras y se inauguró el 15 de agosto de 1809. 

La construcción duró alrededor de seis años y debido al costo que tuvo el proyecto, los detractores de Tresguerras, en tono de burla, señalaban que era un ‘puente de tepalcates’

EZM