Luz Zárate

Celaya.- Cada año se hace en grande la fiesta en el Barrio de San Miguel en honor a los tres arcángeles: San Miguel, San Gabriel y San Rafael, pero debido a que este año por la pandemia no se pudo realizar de manera multitudinaria, toda la noche, mañana y tarde se la han pasado tronando cohetes, aun cuando en Celaya está prohibida la quema de juguetería pirotécnica.

Durante la madrugada los tronidos se escucharon de manera muy intensa, por lo que muchos se asustaron debido a que pensaban que eran balazos y que nuevamente se estaban presentando ataques con granadas.

Incluso en redes sociales abundaron las quejas de personas de todas las zonas de la ciudad, que contaban el estrés que les causó el sonido de los cohetes debido a que confundieron los estruendos con balazos.

“Se supone que desde el Domingo Negro está prohibida la venta y quema de pirotecnia, entonces porqué las autoridades si están escuchando que están tronando cohetes no hacen nada?. Se pasan, están viendo cómo están las cosas y ellos con sus cohetes, muchos pensábamos que eran balazos o granadas, ya cuando escuchamos que estaban tronando cada 10 minutos y ya escuchándolos bien pues nos dimos cuenta que eran sus cohetes, pero ¡se pasan, espantan!”, señaló Dulce Caracheo.

Pero lo que para unos fue molesto por el fuerte estruendo, para muchos habitantes del Barrio de San Miguel fue “lo mínimo que pudieron hacer para festejar a San Miguel”, dijo Guadalupe Corona.

Desde la noche del lunes comenzaron los festejos en el Barrio de San Miguel, aunque esta vez de manera diferente, pues debido a la contingencia sanitaria por el coronavirus Covid-19, no se pudo festejar con una misa multitudinaria, las peregrinaciones que congregaban a centenas de personas y recorrían varias calles, la tradicional verbena popular, juegos mecánicos, la presentación de artistas y grupos musicales, eventos culturales y antojitos mexicanos, tal como cada año se realiza.

Esta vez, sólo se realizó una pequeña procesión con los tres Arcángeles en el atrio del templo a las 5 de la mañana para evitar que la gente se aglomerara; sin embargo dejaron las imágenes expuestas en el escenario que está en la explanada. Al lugar acudieron durante todo el día decenas de personas que rezaban, agradecían favores a los santos y todos acudían con la ilusión de festejar a su Santo Patrono: el Arcángel San Miguel.

En el lugar se apreció que los organizadores implementaron protocolos y medidas de seguridad para evitar contagios de coronavirus, aunque no todos los asistentes hacían caso, algunos no portaban cubre bocas, no cuidaban la sana distancia  y tampoco se colocaban gel en las manos.

Toda la mañana y hasta esta tarde han estado en diferentes momentos un grupo de mariachis tocando diversas melodías y han acudido decenas de personas a rezar y admirar a los tres santos y a su patrono del Barrio.

En el atrio se colocaron cintas amarillas para evitar la aglomeración de personas, pero en los alrededores de éstas la gente no respetaba la sana distancia.

“Pues se hace lo que se puede, nosotros tratamos de poner orden ya que este año no se pudo festejar en grande como cada año por la pandemia, pero la gente no hace caso, les pedimos que cumplan con los protocolos, pero no los podemos retirar de la vía pública, se quedan viendo y rezando de lejos, aunque no se puedan acercar hasta donde la gente quisiera, hay quienes entienden y quienes no”, dijo uno de los organizadores.

Y respecto a la quema de cohetes, señalaron que son los vecinos quienes los truenan a manera de festejo y tampoco hay manera que las autoridades religiosas lo puedan controlar.

LC