Redacción

Kazajistán.- El Ministerio de Defensa de Rusia informó que ha comenzado a retirar a sus primeros elementos de la fuerza colectiva de mantenimiento de la paz de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC) de Kazajistán, tras cumplir con su misión en el país

En concreto, se inició el retiro de varias unidades de paracaidistas que fueron desplegados en el país para sofocar los violentos disturbios que comenzaron a principios de enero.

Lee también: Protestas en Kazajistán dejan 164 muertos y al menos 2 mil heridos

El personal y el equipamiento militar regresaron a su punto de despliegue permanente a bordo de aviones de transporte militar de la Fuerza Aérea Rusa desde el aeropuerto de Almatý.

Por su parte, el ministro de Defensa de Rusia, Serguéi Shoigú, informó este jueves a Vladímir Putin sobre el inicio de la retirada del contingente de la OTSC, que según dijo, terminaría el 19 de enero.

“Mañana transportaremos a todas las fuerzas de nuestros colegas de Armenia, Tayikistán y Bielorrusia en 14 vuelos. Nuestros colegas kirguises se irán por su cuenta, ya que están cerca. Además, en los próximos cinco días, a medida que se entreguen las instalaciones, se retirarán también las fuerzas de mantenimiento de la paz restantes”, señaló el ministro.

Se desconoce el número de muertos por los disturbios

Ayer miércoles 12 de enero, un comunicado de Amnistía Internacional, señaló que el número exacto de víctimas mortales consecuencia de la reciente violencia en Kazajistán sigue sin conocerse.

Precisaron que las autoridades kazajas han confirmado que la muerte de al menos 18 agentes encargados de hacer cumplir la ley, pero no han revelado todavía el número de civiles que han perdido la vida.

El único reporte ‘oficial’ data del nueve de enero, cuando un canal de Telegram asociado al gobierno dio información sobre la muerte de 164 personas, pero posteriormente el Ministerio de Salud lo desmintió y dijo que había sido un fallo técnico.

“El silencio de las autoridades sobre el número de víctimas de los disturbios y las circunstancias de su muerte es indignante. Deben revelar inmediatamente información sobre muertes de civiles”, afirmó Marie Struthers, directora de Amnistía Internacional para Europa Oriental y Asia Central.

JRP