Redacción

Guanajuato.- La Fiscalía General de la República (FGR) inició, con carácter de “extra urgente y prioritario”, una carpeta de investigación en torno al robo de más de 7 millones de cartuchos útiles para armas de fuego, que fueron sustraídos por un comando de civiles armados en el estado de Guanajuato.

En el Oficio DE/2463021, fechado el 9 de junio en la delegación de la Fiscalía en León, Guanajuato, se señala en dos cuartillas los datos principales sobre el hecho, y detalla el número de cartuchos y su calibre, indicando que se trata de un embarque integrado por 7 millones 114 mil 500 municiones útiles.

Más sobre el hecho: Grupo armado roba carga de municiones de exportación en San Diego de la Unión

El material robado comprende municiones de 14 calibres diferentes, casi todas para armas cortas, destacando 87 mil piezas calibre 7.62 x 51 milímetros, usado para abastecer armas largas, como las carabinas AR-15 o los fusiles automáticos M-16. También pueden usarse en fusiles FAL.

Los cartuchos eran transportados en dos tractocamiones de la empresa Industrias Tecnos, fabricante de este tipo de material y cuya sede está en la ciudad de Cuernavaca, en Morelos.

El embarque, que era custodiado por personal de seguridad privada contratado por la empresa, salió de la planta y fue interceptado por varios hombres armados cuando los trailers circulaban en las inmediaciones de San Luis de la Paz.

La FGR señala en su documento el material robado está integrado por:
  • 2, 352.000 cartuchos calibre .22 LR alta velocidad
  • 1, 570.000 cartuchos calibre .22 LR alta velocidad
  • 1, 230.000 cartuchos calibre .22 LR alta velocidad PH
  • 590,000 cartuchos calibre .22 LR alta velocidad
  • 360,000 cartuchos calibre .22 LR alta velocidad
  • 295 mil cartuchos calibre .40 S&W
  • 215,000 cartuchos calibre .22 LR súper colibrí
  • 117,000 cartuchos calibre .45 automático
  • 100,000 cartuchos calibre .38 especial encamisado
  • 99,000 cartuchos calibre .410 alta velocidad M.71/2
  • 87,000 cartuchos calibre 7.62 x 51 mm 150 GN
  • 71,500 cartuchos calibre .12 minishell posta
  • 25,000 cartuchos calibre .38 súper auto +P
  • 3,000 cartuchos calibre .12 minishell sluhg

Más detalles

En el documento, la fiscalía detalla que son dos los vehículos que sufrieron el robo de los cartuchos; dos tractocamiones, uno Marca Altamirano, Modelo RCS2E402009, año 2009 y el otro Marca Fruehauf, año 2015, ambos cargados con cartuchos y con placas particulares de Morelos.

Asimismo, el encargado del despacho de la Delegación de la Fiscalía General de la República en el Estado de Guanajuato, David Eugenio Carmona Álvarez, solicita el apoyo “a quien corresponda” para que la “célula” de la FGR en ese estado avance en el inicio de la investigación.

El texto de la FGR fue elaborado cuando aún no se conocía el paradero de los tractocamiones y sus cajas conteniendo el “material bélico”, como los clasificó la Fiscalía. En esta primera notificación de lo ocurrido, la fiscalía solicitaba el apoyo de diversas instituciones para difundir fotos y cartelones de las cajas secas y los tractocamiones.

Diversos medios del estado de Guanajuato consignaron más tarde que los trailers fueron localizados en un paraje entre San Luis de la Paz y Cabaña del Rey, pero las cajas secas estaban vacías.

Las primeras notas al respecto señalaban primero, de manera confusa, que los cartuchos pertenecían a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y que los cartuchos eran materiales que la secretaría exportaba hacia los Estados Unidos.

Sin embargo, la Sedena precisó que esto no era así; indicó que las municiones no eran suyas, no las habían hecho en su Fábrica de Cartuchos. Lo que sí confirmaba era el robo del material. Luego hubo versiones señalando que el material se lo habían robado a la Guardia Nacional, lo cual también resultó falso.

ndr