Yadira Cárdenas

Salamanca.- La atención psicológica será indispensable para los estudiantes en el retorno a las aulas ante los cambios de la nueva normalidad y el haber estado en confinamiento por más un año, informó Juan Carlos Gutiérrez Ceja, presidente del Colegio de Psicólogos de Salamanca, los cambios de hábitos y la alimentación podrían afectar a los menores por lo que las instituciones educativas deben tomar en cuenta este aspecto.

De acuerdo al presidente del Colegio de Psicólogos local, el regreso a clases presenciales implicará un proceso de adaptación en el cual los docentes y aquellas escuelas que tengan un área de atención psicológica o asesores en el comportamiento humano, tendrán que tomar acciones al respecto en los menores para que gradualmente se vayan adaptando al nuevo proceso y al cambio emocional.

“Por supuesto que habrá cambios que puedan afectarlos, por ejemplo está la parte del descanso, los chicos se confían tanto en las clases en línea que se pueden levantar faltando cinco minutos o diez antes de las clases, y han tenido la facilidad de desvelarse, esto podría desestabilizar las horas de sueño; también en la alimentación, en la nueva convivencia con todas las medidas sanitarias, el estar por varias horas en la computadora o los celulares y ahora dejarlos de lado de un momento a otro , es un cambio total que para ellos no será fácil”, explicó.

“Tendremos que volver a retomar estos hábitos y creo que las instituciones educativas tendrán que ser pacientes y tendrán que apoyar mucho en ese sentido, porque si los chicos ya tienen este estilo vida que se ha conformado por más de un año, a parte del confinamiento y el mismo temor a la enfermedad”, dijo.

Juan Carlos Gutiérrez Ceja destacó que la recomendación a los docentes es que antes de iniciar cada clase se realicen actividades de readaptación, dinámicas que poco a poco los vaya integrando a la nueva normalidad, “será un proceso a mediano plazo de adaptación y hay mucho trabajo”.

EZM