León Top 5

Indigentes viven en anonimato, entre frío y soledad

Jessica de la Cruz 

León.- Fuera de la sociedad, en el olvido y sin identificar es la imagen que para muchos leoneses proyecta cada una de las 91 personas en situación de calle (de acuerdo con el conteo de DIF municipal). Correo realizó un acercamiento más profundo para conocer, de primera mano, las historias de algunos de estos personajes urbanos, que se han vuelto parte del entorno de las calles en la ciudad.

Martín Espinosa, José Luis Flores, Víctor Hugo y Efrén, entre otros, son algunas de las personas que vagan en las calles, por razones como la pérdida de su hogar, de su familia, cayeron en las adicciones, cuestiones económicas, o simplemente no han encontrado la brújula en su vida.

Desde hace poco más de dos meses, José Luis Flores, con cerca de 40 años, duerme todas las noches en la Central de Autobuses. Es originario de Lagos de Moreno, Jalisco, llegó a León con el objetivo de encontrar trabajo, pero no lo ha conseguido. Para mantenerse, en este tiempo que tiene en las calles, se dedica a barrer e la vía pública, con lo que se gana entre 10 y 15 pesos en cada lugar al que va, dinero usado para comprar algo de comer.

DIF municipal, en los recorridos que hace cada tercer día, lo ha invitado a tomar un baño o irse a dormir al albergue que está disponible para cualquier persona en situación de calle. José Luis dijo que en varias ocasiones ha aceptado ir al lugar, sobre todo en los días más fríos, la pasa mejor y ya no duerme en el piso.

Víctor Hugo, de 36 años, tiene una casa hecha de cartón que también se recubre con cobijas de varios colores, como asiento utiliza una piedra sobre la vía pública. En su hogar habita su amigo Juan, y una perra de color beige con blanco, la cual encontró en la calle. Vive en el Malecón del Río. Víctor comentó que, aunque no tiene un trabajo fijo, todos los días sale a buscar algo para comer. A veces le regalan un pan o le dan un taco en la calle.

Martín Espinosa duerme al exterior de las instalaciones de la Catedral Metropolitana. Desde hace años Martín tiene problemas con el alcohol. En la visita que tuvo el DIF con ellos del pasado mes de diciembre, Martín les pidió ayuda, pues se decidió a al fin dejar esa adicción, pero no tiene recursos para hacerlo.

En el Centro Histórico es donde más personas en situación de calle se ven. Efrén es una persona de la tercera edad, padece diabetes, y no tiene buen humor, no le gusta que lo molesten. Es originario de Jalisco, llegó cuando tenía 10 años tras perder a su familia, se quedó solo. Efrén platicó que cada tercer día la gente del DIF le revisa la insulina para conocer sus niveles de azúcar, además de su presión y otras cosas.

Aunque la mayor parte del día caminan en la calle, le gusta usar saco, camisas de vestir, y siempre lleva una gorra para protegerse del sol. Su ropa la compra en el tianguis de San Juan Bosco. Vive de lo que le da la gente y aunque no tiene amigos, el señor del puesto de periódicos le cuida las pertenencias que tiene. Su lugar para dormir es afuera del Coppel en Álvaro Obregón, a unos cuantos metros de la calle 20 de Enero.

Reintegración es lo que se busca

La directora de grupos vulnerables del DIF León, Luz del Carmen Rivera López, comentó que los recorridos que se hacen por parte del DIF cada tercer día tienen el objetivo de dar atención aquellas personas que no tienen un hogar, pero lo que realmente se pretende es que a cada una de estas personas se les pueda dar un reintegración familiar, social o que encuentren una independencia pero no en las calles, sino con oportunidades, el problema es que la mayoría de las personas que viven en las calles llegaron a ese punto por un problema de adicciones u otros tipos de trastornos.

EZM

Otras noticias