Nacional

Increíble, pero cierto: Se disfrazan de abuelitos para recibir vacuna antiCovid

Agencias

Ciudad de México.- Dos hombres, de 30 y 35 años, se pintaron el cabello y las cejas para que lucieran con canas y utilizaron documentos pertenecientes a familiares directos para recibir la primera dosis de la vacuna contra Covid-19 en la alcaldía Coyoacán.

Aunque más temprano se reportó esta noticia, fue hasta esta tarde cuando se revelaron las fotografías de los sujetos, de quienes uno fingió tener discapacidad y usaba silla de ruedas para justificarla.

Sin embargo, la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) informó que ambos sujetos ya fueron detenidos y procesados después que se les descubrió cuando portaban careta y cubrebocas.

“Ambos fueron vinculados a proceso por su probable participación en los delitos de usurpación de identidad y falsificación o alteración y uso indebido de documentos”, indicó la Fiscalía.

De igual manera, agregaron que los hombres utilizaban la gorra de sus chamarras para impedir ser reconocidos, pero después de realizarles una revisión preventiva se les descubrió.

Las autoridades también actuaron conforme al protocolo de actuación policial y hallaron dos credenciales del Instituto Nacional Electoral (INE) y dos comprobantes de domicilio, pero ambos eran apócrifos.

Son detenidos

Los dos hombres fueron detenidos con prisión justificada por falsificar documentos oficiales, que es un delito, en el proceso de vacunación, dijo Sheinbaum en una rueda de prensa.

De esta manera, en la celebración de la audiencia inicial, el juez determinó que los ahora imputados deberán permanecer con la medida cautelar de prisión preventiva justificada; además, fijó el plazo de un mes para el cierre de la investigación complementaria.

Este caso sucedió en la alcaldía de Coyoacán hace alrededor de dos semanas, y los sujetos “iban caracterizados como adultos mayores, pintados de canas en el cabello y las cejas, y con caretas para que no fueran reconocidos”.

Cristina Cruz, delegada estatal de los Programas para el Desarrollo en la Ciudad de México, señaló que el caso se reportó en el Centro de Estudios Superiores en Ciencias de la Salud (Cencis) de la Marina.

“Fueron dos chicos, uno de 30 y 35 años, los cuales utilizaron documentación de alguna otra persona, es usurpación de identidad”, explicó Cruz.

“Y ya al final del proceso de vacunación una compañera, servidora de la nación, se dio cuenta por la voz que no coincidía. Entonces fue cuando se llamó a las autoridades y se está siguiendo el proceso necesario, se denunció y están en el proceso habitual”, detalló.

ndr

Related posts