María Espino

Guanajuato.- Con películas infantiles se inauguró este viernes el Aquacinema habilitado en la Presa de la Olla, lugar al que desde temprana hora comenzaron a llegar los amantes del séptimo arte acompañados de menores de edad a disfrutar de esta novedosa actividad que es parte del Festival Internacional de Cine (GIFF).

Cabe resaltar que las inmediaciones de la Presa de la Olla están siendo resguardadas por elementos de policía preventiva, vial, protección civil mundial y paramédica del servicio médico San Ángel con el objetivo de actuar de manera rápida y oportuna ante cualquier percance, además se asegurar que se implementen las medidas de prevención recomendadas por las áreas de salud para evitar contagios de COVID-19.

Aunque en el arranque de la primera función del Aquacinema no había mucha gente se espera que para las proyecciones que se realizarán luego de las 17:00 horas con películas mexicanas y cintas de estreno y hasta la noche si llegue un poco más de personas.

Te podría interesar: “Qué bonita es esta vida”: unen voces para dar un aliento de esperanza

Carlos Delgado Zárate, titular de Medio Ambiente y Desarrollo Urbano y Ordenamiento Territorial municipal, explicó que previo a este evento se realizó una inspección en la zona para garantizar que no hubiera riesgos además efectuará una limpieza dentro y fuera de la presa y también se supervisó junto con PC y con Fiscalización para asegurar que todos los comercios en la zona cuenten con los permisos necesarios.

Zarate garantizó que todo está en regla para que el GIFF se efectué en la capital además resaltó que, al estar la Presa de la Olla en los límites de la denominada zona de monumentos, el Instituto Nacional de Antropología e Historia en Guanajuato (INAH) realizó las inspecciones pertinentes y otorgó la autorización correspondiente a los organizadores del evento por lo que por parte del municipio también dieron el visto bueno.

Comerciantes esperan tener buenas ventas

Propietarios y encargados de los negocios de comida que se ubican en la Presa de la Olla desde hace muchos años guardan la esperanza de que la llegada del GIFF les deje una buena derrama económica ya que, con la novedad del Aquacinema, esperan que lleguen muchos más visitantes de lo usual y con ello volver a levantar las ventas que prácticamente quedaron nulas en varios de los negocios durante los últimos seis meses a causa de la pandemia.