María Espino

Guanajuato.- Por carecer de permisos pertinentes, por ocasionar daños en un área que es zona de conservación y parte del patrimonio histórico capitalino, además de modificar la visual y paisaje del antiguo camino a Marfil el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en el estado de Guanajuato clausuró una obra que se estaba edificando en esta zona, sobre el antiguo muro de contención que está cerca del tramo de río que atraviesa la zona y a unos cuantos pasos del templo de Santiago Apóstol.

David Jiménez Guillen, titular de la oficina del INAH en la entidad, reveló lo anterior y precisó que se enteraron a través de una queja ciudadana que informaron de la existencia de la obra que ahí se estaba construyendo, por lo que inspectores del instituto acudieron al lugar antes referido y al detectar que no tienen autorización para este tipo de trabajos, además que han ocasionado daño al muro histórico optaron por clausurar la obra desde hace más de una semana.

“Están literalmente pegados al puente y eso sí les puede causar un problema, más allá del impacto visual que esté causando al paisaje histórico del camino antiguo”.

El funcionario de gobierno federal aseguró que el gobierno municipal de Guanajuato ya fue informado del asunto y señaló que están trabajando de manera coordinada para atender el asunto y no se siga afectando la zona que reiteró es histórica y parte del patrimonio de la ciudad. Aunque no quiso revelar nombre dijo que ya saben quién es el dueño de la obra.

“Se trata de la construcción de una barda que está literalmente adosada al puente histórico en el camino antiguo a Marfil y que fue levantada sin autorización, se trata de una obra irregular, se clausuró la semana pasada (última semana de Octubre), nos enteramos a través de una denuncia anónima y tuvimos que intervenir de manera inmediata para clausurarla y estamos en coordinación con el municipio también”.

Guillen comentó que en el área en donde está la obra ya levantaron una pared muy cerca del muro y sobre este se construyeron unas extensiones que fungen como soportes con lo que se afectó la parte histórica que está bajo cuidado del INAH y por ello se ordenó a los dueños de la edificación que derrumben lo que ya habían construido.

Además comentó que por haber construido en una zona histórica causado afectaciones, por parte del INAH se inició un proceso administrativo a fin de que los dueños se presenten y muestren el proyecto que pretenden realizar el cual de ser factible se podría regularizar, aunque Guillen resaltó que en este caso “tal vez no se pueda ya que está muy pegado al templo”.

Finalmente David Guillen manifestó que en este caso también podría haber competencia de CONAGUA al tratarse de un lugar en donde pasa el cauce de un río, además de analizar si los límites de la propiedad corresponden a los que se está abarcando.

Continúan obra sin permiso

Correo acudió al lugar en donde se clausuró la obra y se apreció unas columnas de piedra y cemento que fueron levantados sobre el muro antiguo y que soportan la pared edificada, como de tablarroca, a lo largo de varios metros y que efectivamente está prácticamente pegada al puente histórico y al cuse del río.

Apesar de que la obra fue clausurada, han seguido trabajando en la construcción, así lo informaron a este medio vecinos de la zona que aseguraron haber visto obreros en cierto horario cuando no hay mucha gente por el área.

También lee:

LC