Daniel Moreno   

Celaya.- Hasta no tener condiciones adecuadas la iglesia católica no bajara  las medidas contra el coronavirus.

Al menos en la Diócesis de Celaya; el Obispo, Benjamín Castillo Plascencia dijo que si bien se espera este lunes Guanajuato se ubique en fase amarilla al momento autoridades de salud no les han dado alguna instrucción al respecto, pero advirtió mientras no haya mejores condiciones y muy seguramente hasta que se llegue al semáforo verde en los templos se estará restringiendo el paso de personas aplicándose las medidas preventivas ya conocidas.

El Obispo sostuvo la problemática es diferente en cada lugar y dentro de la diócesis cada municipio presenta niveles de contagios distintos y apenas la semana anterior Castillo Plasencia menciono  que dos sacerdotes de la diócesis habían muerto por coronavirus y ahora se sabe que en San Luis de la Paz un diácono está infectado sin embargo se desconoce dónde pudo  haberse contagiado.

Luego de un aniversario más de las explosiones de Celaya de aquel “domingo negro” Benjamín Castillo refirió que ya no se hacen misas en el lugar de los hechos por no tenerse un ambiente apropiado pues en otras ocasiones se celebraron misas pero los presentes no ponen atención y siguen con su vida normal realizando sus compras, así que la misa dijo está en los templos y no en el mercado y el templo más cercano el de la Resurrección