Celaya

Iglesia apoya con comidas a familias celayenses

Luz Zárate

Celaya.- Son muchas las personas que de pertenecer a la clase media, con la pandemia del coronavirus covid-19 disminuyeron sus ingresos o hasta se quedaron sin trabajo, por lo que han tenido que recurrir a alguno de los puntos donde se les regala comida de manera gratuita.

La Iglesia Samaritana de la Diócesis de Celaya apoya en promedio a tres mil familias de manera semanal, con alimentos preparados. La mayoría de los puntos de apoyo están ubicados en las diferentes parroquias de algunas colonias y comunidades.

El sacerdote Carlos Sandoval Rangel platicó que casi en todas las parroquias se entrega comida de manera diaria, cuyos alimentos son preparados gracias a que hay personas y empresas que aportan donaciones, así como de personas que ayudan a prepararlos.

“La Iglesia Samaritana fue una respuesta a una necesidad como fue la pandemia, cuando empezamos esto lo hicimos sin saber qué seguía y conforme fue pasando el tiempo, pasó que llegaban más personas a solicitar ayuda. Lo de diario es ver a personas que antes tenían determinada situación económica y con la pandemia les cambió la vida”, platicó.

Cambian sus ingresos

El sacerdote explicó: “No digo familias ricas, pero sí que tenían percepciones económicas estables, que percibían 15 o 20 mil pesos al mes, pero que de pronto se vieron sin trabajo y ahora acuden porque no tienen para comer. Nosotros estamos abiertos a que el que necesite, aquí hay comida, siempre agradeciendo el apoyo de empresas, de personas que nos donan los alimentos, pero también las manos que los elaboran”.

Las comidas calientes se entregan a las personas que lo necesitan en los templos, en horarios determinados y cumpliendo con las medidas de higiene.

La Iglesia Samaritana apoya los templos que integran el decanato: San Miguel Arcángel, San José, San Martín de Porres, Virgen de los Pobres, Nuestra Señora de Fátima, Santo Cristo, San Juan de Dios, San Juan Bautista, Cristo Redentor, Perpetuo Socorro y María Auxiliadora.

Es una iniciativa que surgió de diferentes grupos de la iglesia y que busca ayudar a quienes más lo necesitan.

Entregan cerca de 200 comidas al día

“Somos varias personas que estamos apoyando en el Templo de San Miguel, es un decanato con varias parroquias y aquí vienen de todas ellas por comida y la reparten en su zona, estamos entregando comida caliente, unas 200 por día; quisiéramos entregar más pero dependemos de las donaciones y las manos que nos ayuden a prepararlas”, platicó Emilia Escamilla.

Algunas de las voluntarias se quedaron sin empleo, pero ello no les impide querer aportar algo a sus semejantes, pues aunque algunos insumos son donaciones, ellas se encargan de cocinar.

“Surge por la pandemia que estamos pasando, las parroquias quieren apoyar a la gente, a las personas que nos quedamos sin trabajo, es momento de solidaridad, de apoyarnos unos a otros y hacer mucha oración, en Dios que es el único que nos puede ayudar a salir de esto”, dijo Emilia.

Patricia Guerrero es también voluntaria y señaló que es una acción social, pero sobre todo, lo hacen porque les gusta ayudar.  

LC

Related posts