LA IMAGEN DEL DÍA

Ya sabemos que las campañas son el foro inmejorable para decir medias verdades que se convierten en mentiras completas. Pero de pronto, aquellos que no son novatos en estas lides se tiran al piso y presionan al árbitro a que marque falta mientras el juez ni se inmuta.

Es el caso del dirigente estatal panista Eduardo López Mares quien ya es experto en tirarse al vacío declarativo sin red de protección. El sábado convocó a rueda de prensa para pedir al IEEG que invalide los registros de 45 planillas de Morena para Ayuntamientos por, presuntamente, presentarse extemporáneamente, alegando que los morenistas entraron después de la 1 de la mañana con el altero de documentos a la sede del órgano electoral.

Pero el consejero presidente del órgano electoral Mauricio Guzmán Yáñez ni suda ni se acongoja.

Sucede que los partidos políticos, muy “a la mexicana” deciden registrar sus planillas, en las últimas horas del plazo para el cierre. Pero el IEEG no puede atender a todos los partidos al mismo tiempo; imagine lo que implica la recepción de 30 o 40 planillas y miles de expedientes que contiene cada uno entre 8 y 10 documentos.

Para eso establece turnos según como lleguen a las instalaciones del Instituto. Si los partidos llegan después de las 11:30 de la noche a solicitar su turno, es factible que sigan en la fila, después  de las 12 de la noche.

Fue lo que ocurrió con Morena. Tomó su turno oportunamente pero no puede ingresar de inmediato. En suma, el alegato del PAN no va a proceder.

Los expedientes ya fueron recibidos y otra cosa es que sean validados o no pero para la autoridad electoral fueron entregados en tiempo y forma. El blanquiazul está en su derecho de impugnar pero en todo caso, ya se pronunciará el IEEG hasta la sesión que se celebrará el próximo domingo 4 de abril, a unas horas de que se abra el período de campañas.

La reflexión de fondo es que tanto en lo local como en lo federal, las autoridades electorales serán exigidas y presionadas por los contendientes que están en su derecho de quejarse pero habrá que diferenciar las quejas con sustento y las que solo son para fastidiar y tensar la cuerda sin razón.

Ya vimos lo que ocurrió a nivel federal luego de que el INE decidió anular la candidatura de los candidatos de Morena a las gubernaturas de Guerrero y Michoacán. Hasta el presidente Andrés Manuel López Obrador cuestionó rudamente el lance.

Y no es buen signo eso de que los gobernantes y los partidos, siembren la suspicacia nomás porque no les gustó la resolución. En Guanajuato, se queja el PAN y a nivel federal, Morena y el presidente. Y no se vale tensar la cuerda y sembrar incertidumbre por ocurrencia o porque no saben perder.

RECORDAR ES VOLVER A GRILLAR

OLIVA Y LÓPEZ SANTILLANA: A 9 AÑOS DE AQUÉL RELEVO, DESTINOS OPUESTOS

Hay momentos que marcan el derrotero de un político y otros que hacen coincidir a varios personajes en una coyuntura que marca el declive para unos y el segundo aire para otros.

Este es el caso de Juan Manuel Oliva y Héctor López Santillana quienes hace exactamente 9 años protagonizaban un momento determinante en la vida de ambos.

El primero de ellos solicitaba licencia para separarse del cargo como gobernador del estado mientras que el segundo de ellos, se convertía en el gobernador interino para ocupar la jefatura del poder ejecutivo por tan solo 6 meses.

 Oliva se marchaba en plenas campañas electorales (la más complicada para el PAN Guanajuato en las últimas décadas) en una decisión que a la luz del resultado posterior (una victoria con un margen más estrecho al que esperaban los panistas), dejó claro que el blanquiazul optaba por facilitar la salida de Oliva y evitar así, se convirtiera en un mayor lastre en la imagen ante los electores.

Oliva Ramírez se iba al comité ejecutivo nacional del PAN para colaborar desde la secretaría de Asuntos Electorales, junto a Gustavo Madero, un cargo muy menor y que solo representaba un exilio poco grato.

Por su parte, López Santillana sí tenía un premio a la sobriedad y eficacia con la que había desempeñado el cargo de secretario de Desarrollo Económico pues, sin ser un olivista de cepa, resultaba en aquel momento, el hombre más confiable para concluir el sexenio.

Y tras 9 años de ese relevo, no hay duda que en cuanto a cargos, la política le ha sonreído a López Santillana mientras que a Juan Manuel Oliva, le dio la espalda.

Y es que este último ha tenido un destino gris y de bajísimo perfil tras ser el jefe del ejecutivo en Guanajuato. Después de aquello, un cargo insignificante en el CEN y asesor de candidatos, sin cargos de representación popular e incluso, cercano al bronx de su partido, como si fuese un malquerido del grupo en el poder.

Hoy, es uno de los asesores estrella del priista Adrián de la Garza, candidato a la gubernatura de Nuevo León mientras que López Santillana tuvo larga vida después del interinato en la gubernatura.

Regresó al gabinete con Miguel Márquez y fue el emergente candidato en León tras la rebelión de Ricardo Sheffield. Su desempeño en León es harina de otro costal. López Santillana sigue siendo, uno de los consentidos del PAN.

SHEFFIELD: EL PRIAN NO APLICA EN GUANAJUATO

AGUA Y AJO. Tendrán que asentarse las aguas internas en Morena tras cerrarse el capítulo caótico e intenso de las definiciones de las candidaturas y en el caso particular de Ricardo Sheffield, tiene la misión de crecerse al castigo interno que significó, le hayan enviado al matadero electoral leonés cuando anhelaba un rol menos riesgoso y con mayor poder.

CUESTA ARRIBA. Finalmente con una planilla con un perfil más bajo del que exigía el momento, encara el arranque de una campaña que será muy difícil.

LA BASE. El regreso a casa con las siglas morenistas no será miel sobre hojuelas. Para empezar, él y su coordinador de campaña, el exsíndico del partido Verde Eugenio Martínez Vega, tendrán que definir cómo es que quieren promoverlo ante los electores.

LA DUDA. Quizá no sea muy buena idea eso de decir (como lo hizo en uno de sus primeros videos) que va a romper la inercia de 9 años de PRIAN que iniciaron justo cuando Bárbara Botello rindió protesta como alcaldesa de León y siguieron con el sexenio de López Santillana.

LOS TIEMPOS. Para empezar, cuando, según su dicho empezó a gobernar el PRIAN en León, él todavía fue panista 6 años más. En 3 de ellos fue funcionario federal con Felipe Calderón, el gran villano de la 4T y los otros 3, diputado federal.

OPERADOR. Tampoco embona mucho lo del PRIAN con los antecedentes de su coordinador y nuevo aliado, Martínez Vega fue protagonista estelar de ese primer gobierno del PRIAN.

PRAGMÁTICOS. No va a ser muy fácil explicar cómo es que pueden sintonizar esos datos históricos con el amasiato entre tricolores y azules. Además, no parece que en León, puedan pegar esos clichés de la 4T que ya se han convertido en un recurso muy barato luego de ver a tanto tránsfuga panista convertirse al lopezobradorismo de una forma tan convenenciera.

EN EL CLAVO. Así que será mucho más entendible hablar de la forma en la que proponen resolver, problemas severos en León como la inseguridad que fue la gran bandera de Héctor López Santillana y cómo es que la famosa sintonía de los astros partidistas no es tan fundamental para avanzar en esta ciudad como lo pregonó el PAN.

CAMPO MINADO. No será nada sencillo porque el PAN y el gobierno, municipal y estatal han construido un vínculo sólido que tiene como eje articulador la animadversión a la 4T y tiene sus principales feligreses en los círculos de poder empresarial.

COMPLICADO. Hay un desgaste del PAN como gobierno. El problema es cómo convencer al electorado que la alternativa ante el status quo es un orgulloso representante del lopezobradorismo.

LA DEL ESTRIBO…

Será esta que empieza, una semana santa distinta para la vida pública en Guanajuato con la preparación para el arranque de las campañas electorales pero también con el posible inicio de la vacunación anticovid19 en la ciudad de León, la más poblada en Guanajuato y que requiere tan solo para la cobertura de adultos mayores, poco más de 150 mil dosis.

Ya Correo adelantaba en días pasados en su portada sobre la llegada de 120 mil dosis a esta ciudad aunque algunas fuentes del gobierno federal señalan que podrían ser un poco más.

Y deberán serlo porque vacunar en León es un reto peculiar. Por algo, lo dejaron casi al final. Al ser una de las ciudades más pobladas del país y que requerirá, primero, la garantía de una cobertura total porque la expectativa en la ciudad es grande. El gobierno no puede exponerse a aglomeraciones que no ven colmada la demanda.

El destino colocaría además la aplicación en días de asueto. Esperemos la confirmación. Ha sido tan lento y tortuoso el avance que vamos con cautela. Y todo, mientras el personal médico desespera porque increíblemente, siguen retrasando la cobertura para ellos.