Foto: Especial

Redacción

Guanajuato.- Si en este momento te pregunto qué es un hosting y qué es un domino ¿responderías correctamente? En caso de que tu respuesta sea no, más o menos o ¿cuál era la pregunta?, no te preocupes, es normal confundirte con los miles de términos que tiene la jerga tecnológica. 

Aunque, si estás por crear un sitio web, es obligatorio que comprendas perfecto a qué se refieren ambos. Créeme, te ahorrarás un montón de líos mentales si lees esta nota donde aclararemos con ejemplos prácticos a qué se refiere cada uno, pues son completamente diferentes entre sí.

¿Qué es un dominio y cuál es su estructura?

Vamos a obedecer el orden y hablemos primero del dominio. La forma más simple de explicarlo es así: cuando naciste, te dieron un nombre que quedó registrado ante el juez. Ese nombre es un conjunto de palabras que son parte de tu identidad, te hacen ser quien eres y nadie más lo tiene.

Las personas que te conocen lo usan para localizarte en su agenda de contactos del móvil, tus documentos lo tienen para saber a quién le pertenecen, en fin, tu nombre completo cumple la misma función que el dominio de una página web.

Así, cuando quieres visitar un sitio, lo que debes colocar en el navegador es su dominio para hallarlo. Todas las páginas tienen uno, sin él no podrían existir. Su estructura es simple, tiene un nombre y una extensión.

¿Cómo identificas el nombre del dominio?

Son las palabras que van después de “www” y antes del punto, por ejemplo: www.nosequeesundominio.com; los correos electrónicos igual lo tienen y es justo lo que va después de la arroba @, así como en este ejemplo: [email protected]

¿Qué son las extensiones y cómo las identificas?

Son las letras que se ponen después del nombre y van en seguida de un punto, son como el apellido del dominio y hay dos tipos de ellas:

Genéricas gTLD (generic Top-Level-Domains). Se usan dependiendo de si el sitio es educativo, gubernamental, comercial, de tecnología, etc. Son las más usadas en todo internet: .com, .net, .org, .edu y .gob. Algunas de las surgidas en los últimos años son: art, .vip, .biz, .club, .dev, .shop.

Geográficas ccTLD (country code Top-Level-Domain). Son las que denotan la pertenencia a un país o una región en especial donde hay sucursales o negocios. Así, encontramos por ejemplo el .mx para México, .us para EUA, .es para España o el .uk para Reino Unido, etc.

Las extensiones son importantes porque ayudan a posicionar el sitio web en el sector al que pertenecen y en internet. Eres libre de elegir cuál ponerle al nombre de tu webpage, siempre que valides primero que estén disponibles.

¿Cuáles son las características de un dominio?

Esta es la esencia de todo dominio, así que leamos:

  • Es el término con el que te encuentran en internet.
  • Es parte de la identidad de tu marca, blog, producto o servicio, pues es lo primero que ven las personas.
  • Debe ser lo suficientemente claro y sencillo para que lo recuerden y lo puedan pronunciar. 
  • Debe contener el nombre de tu marca, empresa. Blog, etc.
  • Aunque tú lo armas, es de tu propiedad solo el tiempo que pagues por él.

¿Por qué es importante registrarlo?

En primera, porque si no lo haces es imposible subir tu propuesta de sitio web, ya que está relacionado completamente a toda la información de tu página. Por otro lado, al hacerlo evitas que te acusen de robar propiedad intelectual y solo lo vas a comprobar si es aceptado o te lo rebotan.

Incluso es bueno revisar si en donde vives hay alguna ley que necesites seguir para evitar este tipo de problemas. Ingrésalo con un registrador oficial de dominios a quien le pagarás cada año por usarlo. A veces el mismo hosting te da un paquete que lo incluye.

Esta es la corporación que regula los nombres de dominio y números en internet en todo el mundo e igual aquí puedes ver si el que te propones ocupar está en uso https://lookup.icann.org. Icann tiene toda la información que quieras al respecto y lo más importante, es verídica, certera y pública.

Ahora que hemos terminado de revisar lo que concierne al dominio, pasemos al hosting.

¿Qué es un hosting web?

Ya que hablamos sobre el dominio y le hallamos similitud con tu nombre, un hosting serías tú, sí, tu persona. Es ahí donde están depositados tus órganos, tu mente, tus pensamientos, todo.

Los sitios en internet tienen muchísima información, como sistemas, archivos, textos, imágenes y muchos datos más. Se vuelve necesario que tengan una “bodega” donde guardarse, estén seguros y funcionen correctamente, ese lugar es el alojamiento web o hosting.

Para hacerlo, usa un servidor ubicado en un equipo donde alberga la información en discos duros de una cantidad determinada de páginas web que pueden o no compartir sus recursos, todo depende del hosting contratado.

Dependiendo de la página que se trate, se puede tener uno con determinadas dimensiones. Imagina que tienes en tu casa un montón de muebles y cosas que te caben en 10 habitaciones, no te mudarías a un departamento con una sola porque definitivamente no cabrían, ¿verdad?

Por eso hay diferentes tipos de ellos, en función de las especificaciones y necesidades de tráfico de la web. El mercado es muy amplio y hay diferentes proveedores como Webempresa.mx, que articulan planes bastante cómodos, que incluyen algunas cosas, como:

  • Registro de uno o varios dominios.
  • GB para almacenar toda la información. 
  • Certificados SSL.
  • Cierto número de cuentas de correo que se forman a partir de tu dominio.
  • WordPress
  • VPN, entre otras.

¿Qué funciones tiene un hosting además de alojar la información?

El reto de todo hosting es realizar efectivamente lo siguiente:

  1. Disponibilidad completa del portal web.
  2. Hace posible que las personas encuentren tu sitio a través de su dominio.
  3. Asegura el adecuado funcionamiento del sitio manteniendo una velocidad de carga suficiente.
  4. Emplea discos SSD que son los más eficientes para facilitar miles de operaciones.
  5. Resguarda la información mediante respaldos continuos.
  6. Bloquea todo tipo de amenazas cibernéticas que puedan dañar el archivo digital de tu web.
  7. Provee el certificado SSL que valida al sitio como seguro y cifra toda la información que va y viene haciéndola imposible de hackear o suplantar.
  8. Realiza la transferencia de dominios y su registro. En caso de que ya cuentes con un dominio, lo mueve para su hosting y lo registra.
  9. Con el dominio elabora correos electrónicos profesionales que da de alta y también almacena.

Tipos de hosting

Ahora que ya sabes las bases de un hosting, tienes que saber que puede haber varios de ellos y los eliges pensando en lo que requiere tu sitio web.

  • Compartido.  Alberga varios clientes en un mismo servidor en el que comparten los recursos del CPU, de la conexión a internet y de la memoria RAM.
  • Dedicado. En esta variante el hosting cobija un cliente por cada servidor físico. En este caso un solo sitio disfruta de todos los recursos sin ser afectado por otros.
  • Virtual VPS. Dentro de él se hospedan varios sitios en un solo servidor virtual que a su vez está dentro de otro servidor físico. En esta variante, los clientes no comparten recursos, por lo que es más viable que garanticen el espacio, RAM, CPU y transferencia.
  • Cloud. El almacenamiento se realiza completamente en la red de servidores conectados entre sí llamado “nube”. Normalmente es usado por clientes con páginas que presentan variaciones importantes en su tráfico dentro de diversos periodos de tiempo, por lo que consume diferentes cantidades de recursos y en función de eso se aplica el costo.

Te preguntamos ahora ¿cuál es la diferencia entre un hosting y un dominio? Con seguridad, en este momento ya podrías respondernos y como pudiste ver, la respuesta puede ser tan larga como quieras.

Digamos a manera de conclusión que el dominio es la calle y colonia de tu sitio web y el hosting es justo el hogar físico donde vive. Bien, estás listo(a) para lo que sigue, si vas a subir una página o si solo querías iluminar tu mente con conceptos nuevos, esperamos haberlo hecho posible.

ndr