Conecta con nosotros

Cultura

‘Horrorizan’ con muestra del artista Emil Melmoth

En las obras se observa gran interés en la deformidad humana y animal, la religión y lo físicamente ambiguo o amorfo

Periodico Correo

Publicado

En

Manuel Carrillo

GUANAJUATO, Gto.- Seres horrorosamente bellos conforman la colección del artista Emil Melmoth, que se exhibe en la galería El Atrio, como parte de la XI Edición del Festival Internacional de Cine de Horror Aurora.

En las obras se observa gran interés en la deformidad humana y animal, la religión y lo físicamente ambiguo o amorfo.

La muerte, la belleza imperfecta y la melancolía complementan la estética de este joven artista mexicano, que en los últimos meses ha cobrado notoriedad a nivel nacional y en el extranjero por sus singulares obras de arte, muy estrechamente ligadas con las escenas góticas y underground. Por ejemplo, ‘La Reyna Virgen’, una escultura de mediano tamaño que representa a una bella mujer la cual  parece no sentir el dolor que seguramente le producen las dagas que atraviesan su cuerpo , es una escena terrible pero hermosa.

Así como ‘La Reina Virgen’, observar a  ‘Los Gemelos’, o ‘La Madre que da a Luz’,  es un acto que impacta, más aún cuando el caminar  por los estrechos pasillos de El Atrio obliga a que los espectadores casi rocen las pequeñas y medianas esculturas elaboradas con cerámica, cartón, esmaltes y otros materiales que el artista  manipula y transforma .

Además de la belleza de las obras, la escenografía logra que el impacto sea mayor, con unas luces que si bien no obscurecen totalmente las salas, sí producen más expectación.

La muestra permanecerá abierta al público aún después de que concluya el Festival de Cine de Horror; es decir, hasta el  16 de marzo.

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Cultura

Tras su muerte sus obras vocales, canciones y música sagrada fueron olvidadas por mucho tiempo -hasta que fue redescubierto a principios del siglo XIX y fue estilizado como un héroe nacional

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición
Foto: Especial

Agencias

Ciudad de México.- Murió el 28 de julio de 1750 en Leipzig. Desde entonces, el trabajo de Johann Sebastian Bach ha sido ampliamente investigado y documentado. Su carrera profesional también es conocida, pero se sabe relativamente poco sobre su personalidad y su apariencia física. El compositor barroco nació en Eisenach en 1685. Fue concertino en Weimar, y en Köthen fue nombrado ‘Hofkapellmeister’ o maestro musical de la corte, y en Leipzig se ganó la vida como director de música y coros de la iglesia Thomaskirche, de Leipzig. Un cargo que ocupó hasta su muerte.

Cada año miles de visitantes peregrinan a los sitios originales en Turingia, Sajonia y SajoniaAnhalt, donde la familia vivió y trabajó, para escuchar y conocer más a Bach. En Eisenach tocan con reverencia la pila bautismal de la Georgenkirche, en la iglesia de Santo Tomás de Leipzig se paran devotamente ante la supuesta tumba de Bach. “Si Bach realmente yace bajo la lápida con la inscripción Johann Sebastian Bach en la iglesia de Santo Tomás sigue siendo el misterio del siglo”, dice Jörg Hansen, director del Bachhaus en Eisenach.

Del ayer al presente

La Nueva Sociedad de Bach fundó el primer muso del músico en la Casa de Bach en Eisenach en 1907. En realidad es una casa vecina a la de donde nació, que ya no existía. Además de la biblioteca privada de Bach y de la mayor colección de representaciones de Bach, el museo también alberga numerosos instrumentos históricos de la época del compositor, que son tocados para el público cada hora.

Jörg Hansen, el director del museo, considera importante transmitir la complejidad de las composiciones polifónicas de Bach y por qué se le considera el maestro de la fuga. “La gente debería ver la influencia que Bach tuvo especialmente en la música de piano, esa es quizás la razón principal por la que aún hoy escuchamos a Bach”.

Tras su muerte en 1750, sus obras vocales, canciones y música sagrada fueron olvidadas por mucho tiempo -hasta que fue redescubierto a principios del siglo XIX y fue estilizado como un héroe nacional.

Johann Nikolaus Forkel escribió la primera biografía de Bach en 1802. “Para los admiradores patrióticos del genuino arte musical”, dice el prólogo. “Forkel lleva a Bach al Monte Olimpo y pinta el cuadro de un virtuoso del teclado que se ha convertido en un genio gracias a virtudes alemanas como la diligencia y la seriedad”, dice Michael Maul, director del Festival de Bach de Leipzig, que conoce todas las biografías de Bach.

Fue el compositor Félix Mendelssohn-Bartholdy el que redescubrió la música sagrada de Bach en 1829, incluyendo las cantatas, que había escrito como música popular, sus oratorios y pasiones. Mendelssohn realizó una versión abreviada de la Pasión de San Mateo, que dio el impulso para un nuevo culto a Bach.

Su música inspira a través de todas las fronteras geográficas, confesionales y culturales. A Maul le fascinan las siempre actuales melodías del compositor barroco. “Son increíblemente fuertes en su profundidad, por lo que muchos músicos de jazz y de rock conocidos dirían también que el compositor más importante de la historia de la música es Bach”. Esto le fue confirmado personalmente por el músico Sting, quien le contó que “cada dos días, cuando se levanta, coge su guitarra y toca una pieza de Bach para Cello con el fin de recuperar su equilibrio emocional”.

Continuar Leyendo

Cultura

Es un nuevo paso en el proceso arduo y contencioso para demostrar cuándo llegó el ser humano a Norteamérica desde Asia

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición
Foto: Especial

Agencias

Ciudad de México.- Herramientas de piedra halladas en una cueva llamada Chiquihuite, en Zacatecas, indican la presencia de seres humanos en América del Norte hace ya 26 mil 500 años, mucho antes de lo que reconocen la mayoría de los científicos, de acuerdo con un estudio reciente.

Es un nuevo paso en el proceso arduo y contencioso para demostrar cuándo llegó el ser humano a Norteamérica desde Asia. En la actualidad, la fecha aceptada por la mayoría para los sitios arqueológicos norteamericanos más antiguos data de hace poco más de 15 mil años y posiblemente 17 mil años, dijo el antropólogo Tom Dillehay de la Universidad Vanderbilt, quien no participó del estudio de las cuevas.

En un estudio publicado ayer en la revista ‘Nature’, los científicos informaron sobre los artefactos hallados en de Zacatecas. Ciprian Ardelean, de la Universidad Autónoma de Zacatecas y otros dicen que hallaron herramientas de piedra y escombros de la fabricación de herramientas que dataron a 26 mil 500 años atrás. Algunos indicios permiten datarlos a 33 mil años atrás, pero son demasiado escasos para afirmarlo, dijo Ardelean.

Ardelean cree que la gente utilizaba la cueva como refugio temporario durante el invierno. Su equipo no pudo hallar ADN humano.

Dillehay dijo que la fecha propuesta puede ser válida y que es necesario someterla a mayores estudios, pero opina que no tienen más de 20 mil años y probablemente caben en la banda de 15 mil a 18 mil años atrás. Añadió que, si bien no pone en duda que algunos de los artefactos son de fabricación humana, esperaría ver otras pruebas de presencia humana en la cueva como fogatas, huesos chamuscados y restos quemados de plantas comestibles.

En otro estudio publicado por ‘Nature’, dos coautores del trabajo sobre la cueva presentaron un análisis estadístico de datos de otros sitios arqueológicos norteamericanos descubiertos anteriormente. Dijeron que un sitio en Texas podría ser tan antiguo como la fecha propuesta para los artefactos de la cueva y otros dos en Pensilvania y Virginia podrían tener 20 mil años o más.

Dillehay, quien tampoco participó de este estudio, considera que los análisis destacan en exceso el extremo más antiguo de las bandas propuestas para los sitios.

Continuar Leyendo

Cultura

Luis Felipe Guerrero Agripino, explicó que este proyecto artístico está dirigido a todas las personas porque el arte y la cultura carecen de exclusividad

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición
Foto: Especial

Redacción

Guanajuato.- Con un llamado a la solidaridad y al compartimiento ante las circunstancias actuales derivadas de la pandemia sanitaria, la Orquesta  Sinfónica de la Universidad de Guanajuato (OSUG) dio un concierto virtual dedicado al personal del sector salud por su compromiso, vocación, profesionalismo y entrega al estar en la primera línea de batalla contra el nuevo coronavirus.

Al hacer la presentación del evento, el rector general del alma mater, Luis Felipe Guerrero Agripino, explicó que este proyecto artístico está dirigido a todas las personas porque el arte y la cultura carecen de exclusividad, pero dedicado en especial a quienes en esta contingencia sacrifican su ámbito individual y familiar por el amor a lo que hacen y a la vida, lo que tiene un valor incalculable.

En una transmisión en vivo realizada al mediodía de ayer en la página de Facebook de la UG, el rector general señaló que son tiempos de fraternidad, unidad e identidad nacional, valores que, dijo, ofreció la OSUG en la emotiva presentación.

Y con enlaces en vivo y desde su confinamiento en sus hogares, varios integrantes del conjunto universitario se presentaron para dar paso a la voz de su director Roberto Beltrán Zavala, quien comenzó lo que llamó un pequeño concierto.

Así, en diversos cuadros fueron haciendo su aparición los músicos con sus respectivos instrumentos para deleitar a la audiencia con el ‘Huapango de Moncayo’, del compositor José Pablo Moncayo. La transmisión incluyó imágenes panorámicas de la ciudad de Guanajuato y de su máxima casa de estudios cobijada por la Bandera de México.

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario