Redacción

Tokio.- El japonés de 37 años, Shoji Morimoto, es un hombre que se gana la vida ofreciéndose como compañía a personas en diferentes ocasiones, siempre ‘sin hacer nada‘.

Su particular empleo desde junio del 2018 consiste en que puede “comer y beber, y dar comentarios simples, pero no hacer nada más”. Aunque originalmente hacía esto de forma gratuita, actualmente cobra 100 dólares por solicitud.

“No soy un amigo ni un conocido. Estoy libre de las cosas molestas que acompañan a las relaciones, pero puedo aliviar la sensación de soledad de las personas”, comenta Morimoto.

Las razones por las que la gente lo contrata son diversas, pero su trabajo ha rendido tantos frutos que incluso ha salido en televisión y está pensando en escribir un libro.

Algunos buscan consuelo tras perder a un ser querido, motivación para conseguir una meta, o simplemente aliviar su soledad. Él ayuda solo estando ahí.

El hombre recibe un montón de calificaciones positivas de clientes, que afirman que “el acto de no hacer nada les sirve de apoyo”.

LC