Redacción

Madrid.- La movilidad de la capital española se paralizó la noche del viernes 8 de enero, luego de la histórica la nevada que dejó la borrasca Filomena, obligando al cierre de calles, avenidas y de los principales medios de transporte.

La entidad pública encargada de gestionar la navegación aérea, ENAIRE, informó el viernes a las 21:18 (hora local) que, “debido a las condiciones de meteorología adversa” de la borrasca Filomena, se procedió al desvío de los vuelos en el Aeropuerto de Madrid-Barajas.

Siete vuelos que se dirigían a Madrid fueron desviados a las aeropuertos de las ciudades de Valencia, Barcelona, Alicante y Bilbao.

El equipo de fútbol vasco, Athletic Club, se dirigía a la capital española, de cara al partido del sábado contra el Atlético de Madrid, pero la aeronave que transportaba a los jugadores debió volver a Bilbao ante el temporal de nieve.

En redes sociales, se difundieron videos de la caída de nieve que tapizó las pistas aéreas del aeropuerto de Madrid-Barajas y que dificultó la visibilidad de los pilotos.

A las 23:39 horas, la empresa pública que gestiona los aeropuertos españoles, AENA, detalló que las labores de limpieza en Barajas continuarían durante la madrugada del sábado 9 de enero, para “retomar el tráfico lo antes posible”.

El Ayuntamiento de Madrid ordenó el cierre durante todo el fin de semana de los centros deportivos, bibliotecas, museos y centros culturales.

Funcionarios y habitantes de la capital española compartieron algunas de las mejores postales que dejó la nevada de este viernes.