Conecta con nosotros

Carlos Loret de Mola

Historias de reportero

La “larga noche” que acaba… ¿o empieza?

Periodico Correo

Publicado

En

La “larga noche” que acaba… ¿o empieza?

Los ciudadanos le dieron en las urnas una mayoría cómoda sobre sus competidores para gobernar por un periodo de dos años. Pero le parecieron pocos, así que pidió que mejor sean cinco. Y sus adversarios, con mayoría en el Congreso saliente, se lo aprobaron.

No es una historia de Venezuela, Rusia, Turquía o algún otro país en el que la legalidad se haya sometido en los últimos años al capricho de un líder o un movimiento popular, populista y autoritario.

Ocurrió esta semana en Baja California, el estado que hace 30 años ganó la batalla ciudadana contra la “larga noche” de la hegemonía autoritaria priista y eligió al primer gobernador de un partido distinto al entonces todopoderoso tricolor.

A siete meses de iniciada la que nos presentan como cuarta transformación del país, una que promete que va a terminar con la “larga noche” del neoliberalismo y la corrupción de toda la clase política, atestiguamos cómo esa misma clase política, esa “mafia del poder” atascada de panistas y priistas, se confabula gustosa con Morena para construir su nueva noche. Y, sí, quiere que sea larga.

Jaime Bonilla, de Morena, compitió para ser gobernador por dos años. Desde antes de la elección del 2 de junio pasado intentó que se ampliara a cinco. El tribunal electoral local (sometido a los intereses) le dijo que sí dos veces, pero el federal le tumbó la decisión. Bonilla se terminó registrando para una elección para ser gobernador dos años. Y así fue: los electores escogieron mandatario para dos años, por amplísima ventaja.

El lunes pasado, con votos a favor de la mayoría del PAN, más el PRI y Morena, el Congreso saliente de Baja California aprobó cambiar la constitución local y ya le dio sus cinco años a Bonilla.

Se les olvidó aquello de “sufragio efectivo”. Lo que votaron los ciudadanos no importa. Ellos quieren cinco, se lo aprueban. Al estilo Varguitas de ‘La Ley de Herodes’.

La lógica, la cordura, la legalidad y hasta la más débil convicción democrática hacen pensar que la Suprema Corte revertirá el atropello. Sólo que hasta ahora no hay recurso ante el máximo tribunal.

El 1 de julio de 2018 el hartazgo con las cochinadas de la clase política se expresó con mucha claridad. ¿Se habrá entendido? ¿Se habrá acabado el impulso democrático del que tanto hablaron en campaña los ganadores de la contienda?

Se entiende que en Palacio Nacional están muy ocupados con no pocos asuntos delicados que estallan casi a diario. ¿No tendrán un minuto para fijar una posición clara sobre el atropello en Baja California? ¿Será que al presidente no le incomoda lo que se cocinó ahí? ¿Si fuera un gobierno priista, lo dejaría pasar? ¿Pesa más que Bonilla es amigo? Veremos.

SACIAMORBOS

Conocí a Armando Ramírez hace más de veinte años, cuando yo iniciaba como reportero y él era ya la potente voz de la crónica urbana que no dejó de ser jamás. Colaboramos juntos en distintos proyectos y quedaré siempre agradecido por el ejemplo de sabiduría fresca, de no cansarse jamás de hurgar hasta encontrar una historia, de saberla presentar para que todos quedáramos atrapados. Descanse en paz.

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Carlos Loret de Mola

El linchamiento de “los arrepentidos”

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

El linchamiento de “los arrepentidos”

Uno de los deportes favoritos en las redes sociales es burlarse de quienes votaron por Andrés Manuel López Obrador y ahora critican su desempeño.

El más reciente episodio sucedió la semana pasada, cuando gobierno federal y Morena en el Congreso buscaron desaparecer de un machetazo los fideicomisos, afectando por ejemplo a personalidades del mundo del cine, muchos de los cuales apoyaron la candidatura presidencial de AMLO y ahora se quejaban enérgicamente de la medida anunciada.

Ha pasado también con voces feministas cuando el presidente se lanzó contra las marchas contra la violencia hacia las mujeres, así como con liderazgos pro-derechos humanos que se vieron sorprendidos por el talante militarista de la administración federal, y muchos otros sectores de la sociedad.

Así pues, cuando alguien que votó por López Obrador lo critica por acciones de su gobierno, le llueven sarcásticos “no podía saberse” y otras burlas. Me parece una mala práctica en el debate público por varias razones:

1.- El falso pecado de haber creído en AMLO. Frente a las lamentables gestiones del PRI y el PAN, era perfectamente entendible buscar sacudirse la corrupción y la violencia buscando una tercera ruta. En campaña, AMLO fue lo suficientemente vago en sus definiciones políticas para no perder a los duros y ganar a un buen tramo de los moderados.

2.- El falso pecado de seguir creyendo en él. López Obrador recibió un país al borde del colapso: la economía estable, pero con crecimientos mediocres, la inseguridad desatada y la corrupción en niveles récord. Nadie en su sano juicio pensaría que algo así puede resolverse en un año de gestión (aun cuando el candidato lo haya prometido).

En lo personal, pienso que López Obrador tiene al país peor de como lo recibió, y va en mala ruta. Pero más del 50% de la población, según las encuestas, cree en él y tiene esperanza de que sus medidas resuelvan los problemas. No es gente que está cegada: las mismas encuestas señalan que la mayoría reprueba los resultados económicos y de seguridad. Es sólo que permanece la esperanza.

3.- Votar no es extender un cheque en blanco. Prefiero un país que no piense que la democracia es un ejercicio de diez minutos cada tres años. Prefiero una ciudadanía que participe en los temas, que se entere, que debata. El carácter polarizador del presidente anima esa discusión. Haber votado por alguien no te quita el derecho de reprocharle, exigirle, criticarle; de hecho, a mi manera de ver, le da un peso específico distinto.

4.- De la crítica al arrepentimiento hay mucha distancia. Una crítica, un reclamo o un deslinde ante el presidente, emanado de una voz que le ha apoyado, no necesariamente significa que se retira ese apoyo, o que ya se arrepintió de haber votado por él: hay muchos que se arrepintieron, es cierto, y no tiene nada de malo; también hay desencantados, pero no al grado de retirarle el respaldo; y hay quienes disienten con alguna medida en particular, pero que siguen tremendamente esperanzados en un nuevo rumbo para el país. No merecen la descalificación ni la estigmatización.

Así planteado, sirve que existan momentos de pluralidad dentro del obradorismo que operen como contrapesos (internos) para remodelar la política pública y orillar a corregir.

Continuar Leyendo

Carlos Loret de Mola

Las razones escondidas del “golpe eléctrico”

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Las razones escondidas del “golpe eléctrico”

La principal razón esgrimida por el gobierno para dar el “golpe eléctrico” del viernes en la noche, fue la emergencia sanitaria, la necesidad de garantizar que no habrá apagones.

Parece que ese fue el puro pretexto. Porque la razón la confesó la mañana del 20 de mayo el presidente López Obrador, sin rubor alguno: desde hace tiempo quería meter orden para “quitarle la prioridad en la compra de energía renovable barata a las empresas privadas, para darle prioridad a la compra de energía de la CFE”.

El presidente no dijo –un pequeño olvido, seguramente- que la de CFE es energía más contaminante pues proviene del carbón y el petróleo.

Tampoco dijo –otro pequeño olvido- que el costo de la energía que genera CFE es casi 7 veces más cara de la que se paga a las plantas de energía renovable de la iniciativa privada.

Ni se refirió –esos pequeños olvidos- a que, con estos niveles de baja en la actividad económica, casi no hay riesgo de apagones porque, ante el parón de la industria, la demanda de energía baja notablemente.

Lo del Covid-19 fue sólo un pretexto para conseguir un viejo anhelo: regresar el monopolio de la generación de electricidad a la CFE, al costo que sea.

¿Qué hay detrás, realmente? Dos muy claras realidades de las que el gobierno prefiere no hablar:

1.- CFE es el generador de energía eléctrica más caro e ineficiente de todos, y ante la baja demanda por el parón económico, era el proeléctrica más caro e ineficiente de todos, y ante la baja demanda por el parón económico, era el proveedor que estaba resultando más afectado, pues la ley obligaba a comprarle primero a los más baratos y eficientes. Ahora el más ineficiente es el primero de la fila.

2.- Pemex se las está viendo negras para vender el combustóleo que obtiene al refinar petróleo. Resulta que el crudo pesado mexicano refinado en nuestras muy ineficientes refinerías genera un combustóleo de pésima calidad. Nadie lo quiere. Y mientras más se refina petróleo, más de este producto se obtiene. Imagino la conversación entre Energía, Pemex y CFE: ¿Qué hacemos con todo este combustóleo, ya nadie lo quiere? Pues que lo queme CFE en hacer luz. Pero contamina mucho. No importa.

En enero de 2020 entró en vigor la norma internacional IMO 2020 que prohíbe utilizar combustóleo con alto contenido de azufre en la industria marítima internacional. Eso fue un golpe duro para Pemex que ya ni siquiera puede vender su combustóleo chafa a los buques. Encima, cada vez tiene más combustóleo, porque el plan del presidente López Obrador es refinar más y más petróleo en México para no tener que importar gasolinas. Y para eso –lo dijo en la misma mañanera- busca disminuir las exportaciones de crudo para surtir al sistema nacional de refinación. Hoy México tiene 6 refinerías que trabajan a niveles mínimos, se está construyendo una séptima en Dos Bocas y también ya se inventaron un nuevo tren de refinación en el complejo petroquímico de Cangrejera. ¿Qué quiere decir eso? Más combustóleo del que Pemex necesita deshacerse. La fácil: usarlo para generar energía eléctrica aunque destruya el medio ambiente.

SACIAMORBOS

Tan mal hecho está el mentado Acuerdo, que a sólo cinco días de publicarse, una ola de amparos a favor de la iniciativa privada orilló al gobierno a recular y por lo menos permitir hacer pruebas a las empresas que ya estaban en ese proceso (claro, lo de que a la CFE es a la primera que le compran, aunque sea sucia y cara, aún se mantiene). Era previsible la cascada de recursos jurídicos y sus lógicos fallos contra el gobierno. Ya preveíamos que si las empresas ganaban los recursos podrían incluso llegar sentencias resarcitorias que podrían costarle una millonada al gobierno de la 4T. Ante estas señales jurídicas, el gobierno puede optar por “bajarle dos rayitas” y negociar. A ver qué señal quiere mandar.

Continuar Leyendo

Carlos Loret de Mola

Breve compendio del AMLO inexplicable

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Breve compendio del AMLO inexplicable

La venta del avión que no se vendió. La rifa del avión que no incluye el avión. La baja ocupación hospitalaria con hospitales llenos. La neumonía atípica que no es coronavirus. Ya logramos rescatar a Pemex, pero está en quiebra. Hace tres meses nos preparamos para la pandemia, pero andamos en las compras de pánico a China. La reapertura de los Municipios de la Esperanza que no reabren. La curva aplanada que no es plana.

La pandemia domada que desata el triple de casos. El país que va muy bien contra el virus, pero tiene más muertos que China. El gobierno más ecologista del mundo apuesta por el petróleo y el carbón. Ya no hay corrupción, pero Bartlett. Ya no hay clientelismo político, pero Censos del Bienestar. El gobierno más honesto del mundo que hace más asignaciones directas. ¿Qué hacemos con los ricos… como Romo, Olga, Jiménez Espriú, Torruco, Bartlett, Epigmenio, Yeidckol, ‘Napito’? Primero los pobres, pero elimino el programa de atención a la pobreza. No hay pase de charola, pero cien grandes empresarios cenan en Palacio y tienen que poner al menos 20 millones de pesos. La Guardia Nacional, ese cuerpo civil en el que manda puro militar. No se militariza la frontera sur, pero se envían 26 mil elementos militares. Defendemos la soberanía, pero Trump define la política migratoria. El gobierno que está en contra del control político de la educación, pero se lo da a la CNTE y llega al poder en alianza con Elba Esther Gordillo. El gobierno que repudia el charrismo sindical, pero encumbra a ‘Napito’. Conacyt tiene chef, pero pide a sus investigadores que se aprieten el cinturón. Aquí no hay conflictos de interés, pero el hijo de Bartlett.

El corrupto es el que denuncia un acto de corrupción, no el que lo comete. Los doctores son héroes en el mundo, pero avariciosos mercantilistas para el presidente de México. Abatimos 95% el ‘huachicol’, pero no aumenta la venta de combustible legal. La refinería que es un gran negocio, pero los cuatro consorcios que invitó le dijeron que no era buen negocio. Se repudian los rescates financieros a los ricos, pero se absorben las orquestas. Aquí no se consiente a los empresarios de siempre, pero los de siempre ganan los tramos del Tren Maya. Bellas Artes, para la fiesta de cumple del líder de La Luz del Mundo. El juarista que pone a iglesias evangélicas a repartir la cartilla moral. El humanista que acusa de grillos a papás de niños con cáncer que exigen medicamento. El defensor de las víctimas que se conmueve por el encarcelamiento del victimario y acude a saludar a su mamá.

El feminista que afirma que 90% de las denuncias de violencia de género son falsas. Ha aumentado el gasto en salud, pero no hay medicinas. El político que más se ha quejado de fraude electoral organizó la “consulta” del aeropuerto. El presidente que aniquilará al neoliberalismo no quiere gastar para mantener el déficit fiscal en cero. Acabaremos con la violencia desde el primer día, año y medio después sigue subiendo. En el aeropuerto de Texcoco hay corrupción, pero los mismos reciben los contratos para construir el de Santa Lucía. Los dos millones de árboles que son 80 mil. El millón de créditos que son 150 mil. El crecimiento de 2% que es 0%. Se van a crear 2 millones de empleos, pero se pierden medio millón. No habrá despidos en el gobierno, pero se van 5 mil del SAT. El decreto para que se queden en la calle los militares que no implica militarización del país. Me quejo de los bots, pero soy el que más tiene. El gobierno que más respeta la libertad de expresión ataca todos los días a medios y periodistas.

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario