Conecta con nosotros

Carlos Loret de Mola

Historias de reportero

Singapur quiere rescatar el aeropuerto

Periodico Correo

Publicado

En

Singapur quiere rescatar el aeropuerto

La sucesión de malas señales económicas del presidente López Obrador inició con la cancelación del aeropuerto en Texcoco. Lo reconocen hasta en el gobierno. Ahí empezó la desconfianza.

Lo del aeropuerto parecía validar los peores temores sobre qué tipo de mandatario sería. Luego vinieron los otros datos, la necedad de Dos Bocas, las respuestas a las calificadoras y bancos que cuestionaron a su gobierno, el plan insuficiente para Pemex, la cancelación de contratos de gasoductos…

Para el presidente López Obrador lo del aeropuerto fue una señal política. Pero tuvo efectos económicos negativos. Un año después de la consulta contra Texcoco, en Palacio Nacional tendrá lugar una reunión que puede darle respiración de boca a boca al proyecto.

El encuentro se cabildeó a finales de junio, en Osaka, Japón. En uno de los salones de la reunión del G-20, el canciller mexicano Marcelo Ebrard se reunió con el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong. Ahí quedaron que el asiático visitaría México.

Ya hay fecha y ya hay agenda.

La fecha es el 18 de noviembre de este año. La agenda tiene dos ejes centrales: el tren transístmico y el aeropuerto de Texcoco.

Sobre el tren que busca conectar las dos costas mexicanas por el lado más flaco del mapa, el 14 de marzo le conté en estas ‘Historias de Reportero’ el papel que estaba jugando Singapur.

Sobre el aeropuerto, lo que me revelan fuentes diplomáticas es que Singapur quiere proponerle al presidente López Obrador que les permita diseñar un plan para rescatar esa terminal abandonada, terminar de construirla y sacudirla de cualquier corrupción.

El contexto en que el presidente de México va a recibir esa propuesta parecería inmejorable para él: los amparos contra Santa Lucía están avanzando en tribunales, no hay hasta este momento una validación técnica ni aeronáutica sobre su viabilidad y en el presupuesto para el próximo año sólo le destinaron 5% del total de su costo. Todo esto exhibe que Santa Lucía está entrampado, y se antoja muy complicado que logren echarlo a volar en tres años, como prometió el gobierno federal.

Singapur tiene uno de los aeropuertos más elogiados del mundo por su belleza, modernidad y eficiencia. En cualquier lista aparece entre los cinco países menos corruptos del mundo. Quizá sea una salida. Habrá que estar al pendiente.

SACIAMORBOS

La reacción inicial del gobierno federal (empezando por el presidente AMLO) fue proteger a Manuel Bartlett frente a la denuncia periodística sobre su patrimonio inmobiliario. Después de mucha presión pública, finalmente antenoche, dos semanas después, la Secretaría de la Función Pública anunció que abrirá un expediente. Habrá que estar vigilantes, a ver si esto no es parte de la ‘Operación Encubrimiento’ que echó a andar el gobierno federal frente a la revelación periodística. Porque también puede ser la manera de extirparse a un funcionario que cada vez tiene más enemigos… dentro del propio gobierno federal.

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Carlos Loret de Mola

Historias de reportero

Las 4 grandes mentiras económicas de la 4T

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Las 4 grandes mentiras económicas de la 4T

1.- “Salvamos a Pemex y se recuperó la producción petrolera”. Lo dijo el presidente López Obrador con ese nivel de triunfalismo y desapego a los datos el 8 de enero de este año. Se refinanció la deuda de Petróleos Mexicanos a una tasa altísima, las calificadoras siguen considerando que invertir en Pemex es casi tirar el dinero a la basura, mintieron tratando de minimizar el hackeo a sus sistemas informáticos generando una enorme desconfianza, el retraso en pagos a proveedores tiene paralizada a la industria, la administración es muy ineficiente y esto genera un costo de operación alto, el régimen fiscal ahoga a la paraestatal, la operación está plagada de ineficiencias, el uso de plantas e infraestructura está en niveles mínimos y sigue siendo la empresa petrolera más endeudada del mundo. Además, la producción petrolera no logró recuperarse porque el plan de negocios implementado contemplaba explotar 20 campos prioritarios y sólo pudieron echar a andar 5 porque contrataron empresas sin experiencia.

2.- “El peso fortachón”. Lo repite el presidente para presumir que la economía marcha bien en su gobierno porque el dólar está barato. Otra mentira. El dólar está barato porque la tasa de interés en México es una de las más altas del mundo. Como el gobierno del presidente López Obrador ha generado una enorme desconfianza entre los inversionistas, tiene que pagar más para que llegue el dinero. El pago por ese dinero es la tasa de interés, y aunque el Banco de México la ha impulsado a la baja, sigue estando alta en un momento en el que hay países que tienen tasa de interés ¡negativa!

3.- La inflación es bajísima. Con crecimiento cero y cerrada la llave del gasto gubernamental, es muy probable que la inflación se mantenga en niveles mínimos. Es obvio: la economía está paralizada, qué van a subir los precios si la actividad económica está en punto muerto. El propio presidente luego dice, más quedito, que hace falta crecimiento, porque si no, de nada sirve la inflación baja.

4.- La fiesta por la tasa de desempleo. El gobierno escondió el dato de que nada más en diciembre de 2019 se perdieron casi 400 mil empleos. El peor mes desde que el IMSS lleva registro. Pero paralelamente, la tasa de desempleo está teniendo su mínimo histórico. ¿Cómo es posible? Muy sencillo: es un truco. La persona desempleada se define como aquella que durante el mes estuvo buscando un empleo, estuvo disponible para trabajar en los horarios y salarios normales, pero no encontró trabajo. Las becas o apoyos que se brindan a través de programas como Jóvenes Construyendo el Futuro y otros, hacen que los beneficiarios ya no se cuenten como desempleados porque tienen ese ingreso y ya no están buscando trabajo. No se consideran a sí mismos desempleados. Pero esto no es una muestra de que la economía va bien y se están generando empleos: es una muestra de que les llegó dinero de los programas sociales.

El presidente ha tenido logros económicos: subir el salario mínimo sin generar inflación, mantener el equilibrio fiscal, presentar dos presupuestos anuales responsables, conseguir la ratificación del T-MEC aun cediendo más de lo que dijeron, mantener alta la confianza del consumidor. Pero la economía no va bien. A veces lo reconoce tibiamente, pero casi siempre trata de esconderlo con estas cuatro mentiras recurrentes. Le iría mucho mejor a la gran transformación que se ha planteado si hablara con la verdad y dejara de ser esta máquina de generar desconfianza entre los inversionistas que ha sido desde que ganó las elecciones. Está a tiempo.

Continuar Leyendo

Carlos Loret de Mola

Historias de reportero

Trump apoda a AMLO “Juan Trump”

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Trump apoda a AMLO “Juan Trump”

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha dicho varias veces que quiere mucho al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador. Lo llena de elogios.

En privado, suele ir más lejos: según varias fuentes que lo han escuchado, cuando Trump pregunta por AMLO se refiere a él como “Juan Trump”, jugando con la idea de que es su versión mexicana.

No deben sorprender el cariño y la identificación de Trump con AMLO.

El presidente López Obrador enterró sus convicciones sobre los migrantes y se convirtió en el jefe de la policía antimigrante del mandatario estadounidense. Durante décadas, AMLO defendió la migración, exigió no reprimir ni frenar a los migrantes, demandó ser comprensivos con las realidades de pobreza y violencia que los obligan a huir. El 15 de abril de 2015, ese vibrante líder opositor tuiteó: “Salió el viacrucis migrante encabezado por el padre Solalinde. EPN (Peña Nieto) en vez de hostigarlos debe garantizarles la libertad de tránsito”.

Consistente con este discurso, al llegar a la Presidencia anunció que México abría sus fronteras a los migrantes. Empezaron a llegar ciudadanos de todo el mundo, con ganas de caminar hasta Estados Unidos, y Trump puso el grito en el cielo. Le mandó varios mensajes en privado y en público para que se echara para atrás. López Obrador aguantó dos meses la presión. Hasta que Trump amagó con aranceles a México. Entonces AMLO reculó y giró 180 grados su política migratoria: mandó más de 25 mil elementos de la Guardia Nacional a que se convirtieran, de hecho, en el Muro de Trump: sólo en 2019, el gobierno de México detuvo y deportó a casi 180 mil migrantes.

Al hacerlo, el presidente mexicano regala a su homólogo estadounidense un argumento central para su reelección: Trump prometió un muro, AMLO se lo construyó y los mexicanos estamos pagándolo en una nómina quincenal de decenas de miles de guardias nacionales.

AMLO le está haciendo la campaña a Trump. Con razón Trump lo quiere tanto.

Y si se preguntan por qué Donald Trump apoda en privado al presidente López Obrador “Juan Trump”, basta un ejemplo de ayer mismo: mientras el gobierno mexicano dice que ni siquiera molesta a los migrantes, las imágenes exhiben otra cosa. Trump y AMLO son diferentes en varias cosas, pero en el ejercicio del poder tienen mucho en común: eso de negar la realidad, de no aceptar la contundencia de las imágenes, los datos, los documentos, de ser una máquina de crear ‘fake news’, eso de atacar a la prensa crítica y responder con apodos cualquier señalamiento, en presentarse como un ‘antisistema’ pero haberse beneficiado históricamente de él, en inventar conspiraciones en su contra frente a sus tropiezos, en eso de considerar que su gestión es histórica, la más grande y extraordinaria, en que todo lo malo es culpa del pantano de los políticos del pasado, de sus rivales electorales.

SACIAMORBOS

Con la negación del derecho a la salud que ha implicado el tropezado nacimiento del Insabi, sumado a la represión contra migrantes en la frontera sur, la Comisión Nacional de Derechos Humanos podría tener ya sus primeras exigencias de medidas cautelares, y el camino a un par de recomendaciones. La CNDH la encabeza ahora una fan del presidente AMLO.

Continuar Leyendo

Carlos Loret de Mola

Historias de reportero

Periodismo en la era de las ‘fake news’

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Periodismo en la era de las ‘fake news’

Es un fenómeno mundial. Los líderes “negacionistas”: los otros datos, las ‘fake news’, el compló, la cacería de brujas… cualquiera de esas frasecitas hechas. Es lo de hoy. Líderes políticos que con una mano en la cintura niegan las evidencias, desechan los datos duros, se inventan conspiraciones y tachan a los periodistas de mentirosos, deshonestos, corruptos.

Presidentes que un día dicen “negro” y al día siguiente niegan haberlo dicho. Y si se les muestra el video, lo vuelven a negar. Bolsonaro en Brasil, Orban en Hungría, Erdogan en Turquía, Maduro en Venezuela, Ortega en Nicaragua, Putin en Rusia, Trump en Estados Unidos. Y podemos seguirle porque hay muchos más.

Y claro, López Obrador en México. Tampoco es que sea tan original el estilo de nuestro presidente.

¿Qué hacen todos ellos? El viejo truco de gritar ‘al ladrón’ para esconder lo que están haciendo ellos. Lo han usado los poderosos desde siempre. Quizá hoy la diferencia es la facilidad con que desde el poder se desecha hasta la evidencia más contundente. El descaro con el que mienten. Mienten como respiran, dicen por ahí.

Y para desatar ataques contra los periodistas, usan a sus legiones en redes sociales, a sus propagandistas y a sus paleros disfrazados de periodistas.

Estos líderes gritan “¡‘fake news’!” pero son ellos y sus aparatos de propaganda los principales productores de ‘fake news’. Las producen a raudales, para denostar a sus críticos y para exaltar al gobierno. Esta moda de hablar de ‘fake news’  es una gran coartada para justificar exterminios, como lo señaló recientemente el ‘New York Times’ en el caso de China. O para normalizar que el crimen organizado mate a familias enteras, como en el caso LeBarón. O para negar el cambio climático. O para hacer como que no están matando a la Amazonia.

La parte oscura de este fenómeno: México es hoy el país más peligroso del mundo para los periodistas. Más que Siria, que era el número uno. No se debe dejar de señalar la irresponsabilidad de que desde la presidencia de la República, se señale, se ponga un blanco en la espalda de cada periodista que no aplauda al gobierno. Es un crimen propiciar este linchamiento en el país más peligroso del mundo para ejercer el periodismo.

¿Cómo enfrentar este fenómeno desde el periodismo? La respuesta se debate en todo el mundo. Pienso que con más periodismo. Más profundo, documentado, riguroso. Más y más periodismo. Si niegan lo que documentamos, seguir haciendo periodismo. Si hacen como que no existen los datos y los hechos, seguir haciendo periodismo. Si exoneran a los denunciados, ahí seguirán los documentos que los exhiben como encubridores.

Y claro, también toca hacernos cargo de nuestros errores y de que la pérdida de credibilidad de las instituciones democráticas incluye a los medios, a la prensa. Tenemos que ser transparentes, respetar escrupulosamente el derecho de réplica (ojo: el insulto y la descalificación no es réplica a la información), y corregir si dimos por buena información no sustentada o imprecisa. Continuar el proceso de reflexión y discusión de la historia de las relaciones entre el poder y los medios en México, la denuncia del chayote y la extorsión. Prácticas que siguen vigentes aunque cambie el color de los gobiernos. Y reconocer que el fenómeno de las redes sociales vino a reconfigurar las formas de hacer periodismo y mostró que un sector importante de la población siente lejano al periodismo tradicional. Y ofrecer lo único que podemos ofrecer: apegarnos a las reglas básicas del periodismo para no hundirnos en el bombardeo de propaganda.

Si frente a ello lo que se recibe es veneno, sabremos que vamos por buen camino.

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario