Historias de reportero

Las 5 pesadillas de Trump… y AMLO (parte 2)

Expuse ayer cómo hay cinco temas que pueden incidir en la elección de noviembre para Congreso en Estados Unidos, cómo Trump puede perder su mayoría y cómo, al intentar evitarlo, puede sacudir a López Obrador y a México. Mencioné la investigación sobre la intervención rusa, la economía nacionalista y el muro como las primeras tres pesadillas. Van dos más.

Pesadilla 4. Migrantes. La inmigración es el tema más importante para los votantes estadounidenses de cara a las elecciones de noviembre, según una nueva encuesta de The Pew Research Center. 48% dijo que los demócratas han hecho un mejor trabajo en el tema migratorio frente a 34% que favoreció a los republicanos. Sin embargo Trump apostará aún más por una postura firme, intentando en ocasiones equiparar la inmigración indocumentada con el terrorismo, tema en el cual los republicanos gozan un mayor apoyo (43% vs. 32%).

¿Cómo afecta esto a AMLO? El próximo presidente de nuestro país propone un plan conjunto entre Estados Unidos, México y Centroamérica para disminuir la inmigración: “podríamos reunir una considerable cantidad de recursos para el desarrollo de la región, los cuales se destinarían en un 75% a financiar proyectos para crear empleos y combatir la pobreza, y el restante 25% al control fronterizo y a la seguridad”, escribió en su carta a Trump. Pero dada la visión que Trump tiene del mundo, puede resultar anticlimático proponerle un plan en el que se destinan más recursos para el desarrollo económico de países como El Salvador y Honduras, cuando subsidiar a otros es precisamente lo que Trump siempre pelea por dejar de hacer. Y luego está la cuestión de si AMLO estará dispuesto a cooperar, como sus antecesores, en el trabajo sucio que se lleva a cabo para Estados Unidos en nuestra frontera con Guatemala.

Pesadilla 5. Diplomacia. Trump ahuyenta a los grandes aliados de Estados Unidos y se muestra afín a líderes autoritarios como Putin, Erdogan y Duterte. La diplomacia estadounidense bajo Trump ha sido un desastre. Tanto que incluso se habla de un nuevo (des)orden mundial. Es lógico que siga por ahí, agresivo frente a países como Irán, apoyando sin condiciones a Israel y presumiendo la nueva era de relaciones con el nuclear Corea del Norte.

¿Cómo afecta esto a AMLO? Aquí el equipo de López Obrador tiene una oportunidad única para coincidir con Trump. México cuenta con un peso importante (muchas veces menospreciado en el propio México) en organismos internacionales. Puede mantener la postura, impulsada en la administración de Enrique Peña Nieto, de seguirse poniendo abiertamente del lado de Trump en el tema Corea del Norte.

Y además, quizá jugar un papel más importante en el conflicto entre Estados Unidos y Venezuela. La administración Trump ha escalado las sanciones contra el régimen venezolano e incluso lanzó una investigación contra el presidente Nicolás Maduro por lavado de dinero. AMLO, que no condena a los autócratas y hasta los llega a considerar héroes (en esto también coincide con Trump), podría proponerle a Trump fungir como intermediario y retomar un rol similar al que México sostuvo hace décadas creando canales de comunicación entre los gobiernos de Estados Unidos y Cuba.