Redacción

Washington.- Jeremy Wuitschick, un adolescente de 13 años radicado en Washington, Estados Unidos, se convirtió en un héroe cuando tomó el volante del autobús en el que viajaban él y sus compañeros del colegio, luego de que el chofer sufriera un infarto mientras conducía.

Mostrando un gran temperamento, el chico de 13 años tomó el mando del camión para dirigirlo hacia un arcén, frenar y después quitar la llave del contacto. Además y por si fuera poco, trató junto a otro niño de ayudar al conductor y de calmar a sus asustados compañeros.

La reacción de Jeremy fue meritoria, pero también fruto de un cursillo de seguridad que hace algún tiempo recibieron en su centro escolar. Afortunadamente, Jeremy tuvo la valentía ante la situación y pudo aplicar lo aprendido.

No obstante, el chofer del autobús de 43 años está en un hospital, donde hasta el momento su estado de salud se reporta de gravedad.

Con información de MotorPasión

Te puede interesar:

RO.