Agencias

Chile.- Un eclipse total de Sol oscureció ayer los cielos del sur de Chile y Argentina, donde pese a la lluvia y el viento que precedieron al espectáculo natural, los indígenas mapuches oriundos de la zona vieron “esta muerte temporal del Sol” como una oportunidad de cambio.

Poco después del mediodía, cayó la noche durante dos minutos en el sur chileno. Eran cerca de las 13:00 locales cuando comenzó a oscurecer. Una brisa fría antecedió al fenómeno que se vivió en medio del jolgorio de los cientos de personas que esperaban en la playa del lago Villarrica, en la localidad de Pucón, unos 800 km al sur de Santiago.

Situado en la región de La Araucanía, este punto estuvo en la ‘zona cero’ de oscuridad total de este nuevo eclipse de Sol, el segundo que vive el país tras el de julio de 2019.

Lluvia, viento y nubes cubrieron los cielos del sur de Chile y Argentina durante toda la mañana. Pero, justo en el momento del eclipse, se abrió un círculo entre las nubes y pudo verse el Sol.

“Todos esperábamos un día soleado, pero la naturaleza nos regala lluvia y a la vez nos está entregando aquello que necesitamos”, dijo Estela Nahuelpan, dirigente de la comunidad mapuche Mateo Nahuelpan del sector de Monkul, en la localidad sureña de Carahue.

Y, tras horas bajo la lluvia, la espera mereció la pena para los turistas.

En Carahue, también en La Araucanía, el eclipse se vivió en un clima tranquilo, entre las rogativas de los mapuches, los indígenas y primeros habitantes de Chile y Argentina, asentados mayoritariamente en esta región del sur.

Allí perciben el fenómeno como el fin de una era y el inicio de un nuevo proceso de cambios.

Tras su paso por Chile, el eclipse se vivió con igual emoción en el sur de Argentina.

En la provincia argentina de Neuquén, no llovió pero durante la mañana se levantó un viento muy potente que limitaba la visibilidad. Sobre la ruta 237, entre Villa El Chocón y Piedra del Águila, había un campamento donde varias familias y extranjeros aguardaban la llegada del eclipse.

Un grupo relató la odisea de llegar hasta Argentina en medio de la pandemia y conseguir una cantidad de documentos para poder alcanzar Bariloche y finalmente el lugar del campamento, periplo que incluyó realizarse al menos tres hisopados y contratar seguros médicos.

Aquí algunas imágenes: